lunes, 26 de julio de 2021

ESTRÉS POSTRAUMÁTICO POR COVID-19

 

“El estrés postraumático es un trastorno de la salud mental desencadenado por una situación aterradora, ya sea porque la persona la haya vivido o presenciado”.

 

Las experiencias que las personas hemos estado experimentando con la pandemia COVID-19 son las mismas que muchos individuos han vivido en las guerras, hambrunas, migraciones, persecuciones raciales, políticas y religiosas. Experiencias traumáticas en la vida de muchas personas que dañan su salud mental y que dieron nombre a este síndrome que hoy lo padecen niños y adultos.

 

Personas que han sufrido la COVID-19, que han estado en unidades de cuidados intensivos al borde de la muerte, que han visto morir a sus seres queridos, que no han tenido ni siquiera la oportunidad de acompañarlos en la enfermedad o en su velatorio y sepultura. Más adelante manifiestan trastornos emocionales y del sueño, irritabilidad, ansiedad, depresión, pesadillas, recuerdos repetitivos de los hechos, ideas suicidas y suicidios. Son estos, algunos de los síntomas del estrés postraumático que se está padeciendo en esta pandemia que aún no ha terminado y que, si no estamos vigilantes para diagnosticarlo y tratarlo, podría resultar en otra pandemia en el ámbito psicológico con efectos adversos impredecibles en la salud emocional colectiva.

 

Un estudio publicado en Wuhan (China) en marzo 2020 que incluyó a 714 pacientes de cinco hospitales y que se reportó en Psychological Medicine, encontró que el 96% de esos pacientes padecían de estrés postraumático por COVID-19.

 

Para prevenir y enfrentar exitosamente este trastorno lo primero que debemos hacer es, reconocer que tenemos el problema y buscar una ayuda profesional temprana, mantenernos cerca de la familia y demás seres queridos, hacer vida al aire libre y alguna actividad física regular. Volver a hacer las cosas que antes nos fueron placenteras si las hemos abandonado. Y si somos creyentes, que hagamos uso de la oración diaria que es uno de nuestros mejores aliados. Que reconozcamos que como seres humanos somos muy limitados y vulnerables, y que no estamos en capacidad de resolverlo todo. Que pongamos aquellos asuntos que nos parezcan insolubles en manos de alguien que usted y yo sabemos que todo lo puede. Por último, y aunque sea por un tiempo dejemos de ver, oír o leer noticias y las redes sociales, porque ese afán por mantenernos muy informados muchas veces y sin darnos cuenta es una parte importante del problema. 

Dr. Marcos Díaz Guillén

pediatra-neonatólogo

Santo Domingo

República Dominicana.

 

 

 

 

 

 

domingo, 18 de julio de 2021

ESTUDIO CHILENO CON LA VACUNA SINOVAC

 

En todo el mundo se está vacunando de manera masiva para evitar la COVID-19. En nuestros países, una vacuna que se ha estado usando con esos fines es la CoronaVac (Sinovac). En relación con su eficacia y cobertura ha circulado mucha información y desinformación que ha traído mucha incertidumbre a mucha gente.

 

A partir del 2 de febrero 2021, se llevó a cabo en Chile un estudio en una cohorte de más de 10 millones de personas a partir de los 16 años de edad con resultados realmente interesantes. En el grupo de personas que completaron su esquema vacunal, la CoronaVac mostró una efectividad de un 65.9%, evitó la hospitalización en un 87.5%, evitó el ingreso en la unidad de cuidados intensivos en un 90.3% y previno la muerte relacionada a la COVI-19 en un 86.3% de las personas que se contagiaron habiendo estado vacunados con al menos una dosis. Estos resultados coinciden con los resultados de los ensayos de la fase 2 de esa vacuna. Se refiere, que este estudio fue financiado por la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo y otras organizaciones reconocidas Y que, sus hallazgos coinciden con estudios previos realizados en Brasil en más de 12, 500 trabajadores sanitarios y vacunados en el que cerca del 50% adquirió el contagió.

 

Los participantes de este estudio en Chile fueron agrupados en tres órdenes: Los no vacunados, los parcialmente vacunados con una dosis, y los completamente vacunados con dos dosis de la vacuna de Sinovac que es la usada en la estrategia de vacunación en ese país. Se controlaron las distintas variables que pudieran confundir la asociación entre la vacuna y los resultados: edad y sexo, la región de residencia, ingresos, nacionalidad y otros, y se excluyeron personas con enfermedades crónicas de base. La investigación se basó en los métodos analíticos de Thompson et al. para estudiar la efectividad de las vacunas en los EE.UU.

 

Los resultados de este estudio realizado en Chile fundamentado en rigurosos criterios científicos sugieren que la vacuna CoronaVac (Sinovac) fue muy eficaz para proteger contra la enfermedad grave y la muerte, datos que son consistentes con los ensayos fase 2 y los datos preliminares de su eficacia.

 

REFERENCIA: “Effectiveness of an Inactivated SARS-C0v-2 Vaccine in Chile”. Alejandro Jara, Ph et cols. Junio 7, 2021. The New England Journal of Medicine.

Dr. Marcos Díaz Guillén

pediatra-neonatólogo

Santo Domingo

República Dominicana.

 

 

 

lunes, 12 de julio de 2021

LA VACUNACIÓN NO DEBE DETENERSE

 

Existen evidencias científicas que relacionan a la vacuna Pfizer con la aparición de pericarditis y miocarditis después de aplicársele la segunda dosis principalmente a jóvenes masculinos. Estos hallazgos, no son motivos para dejar de vacunar con esa y otras vacunas contra el coronavirus y sus secuelas de enfermedad y muerte.

 

¿Por qué? Porque los estudios realizados a la fecha demuestran que los efectos sobre el corazón de esa vacuna son muy limitados Y fáciles de tratar, en su mayoría no ameritan internamiento y la recuperación es completa. Muy diferente al comportamiento de la miocarditis y pericarditis producida por una infección viral.

 

El ACIP (Advisory Committee on Immunization Practices) Comité Asesor para las Prácticas de Inmunizaciones de los CDC en los EE.UU. concluyó, que los beneficios de las vacunas superan por mucho los riesgos de la enfermedad. Israel anunció la aparición de 275 casos de miocarditis postvacuna en jóvenes entre los 16 y 30 años y aun así, ese país, aprobó vacunar a toda su población a partir de los 12 años.

 

“De los casos de jóvenes con 29 años o menos hasta el 11 de junio 2021, se reportaron 484 sospechosos de miocarditis. De estos, 323 según los CDC reunían los criterios de miocarditis y 148 todavía estaban bajo estudios. De los 323 casos, 309 llegaron a los hospitales y en su mayoría (295) fueron despachados, el 79% se recuperó satisfactoriamente, mientras que 9 permanecieron hospitalizados y 2 tuvieron que ir a la unidad de cuidados intensivos.” (Tom Shimabukuro, MD, MPH y el Grupo de Seguridad en vacunas del Sistema de Reportes de los Efectos Secundarios de las Vacunas (VAERS) de los EE.UU.)

 

“Cuando la miocarditis la produce una infección viral (virus Coxsakie, Parvovirus) o la COVID-19, el internamiento puede ser largo, las secuelas invalidantes y hasta necesitar trasplante cardiaco. Sin mencionar el Síndrome Multisistémico Inflamatorio que vemos en los niños y sus complicaciones” (Paul Offit MD, Children’s Hospital of Philadelphia, CHOP).

 

No está claro qué tan frecuente es la miocarditis postvacuna en los jóvenes en quienes una alta tasa de la enfermedad COVID-19 es asintomática. De ahí la necesidad de seguir vacunando y la necesidad de seguir investigando y, dejarnos guiar por el método y la investigación científica.

 

REFERENCIA: Here’s Why Experts Are Comfortable with Myocarditis Numbers. By Kristina Fiore. MedPage Today, Junio 24, 2021.

Dr. Marcos Díaz Guillén

pediatra-neonatólogo

Santo Domingo

República Dominicana.

 

 

 

 

sábado, 3 de julio de 2021

ES NECESARIA O CONVENIENTE UNA TERCERA VACUNA AHORA SIN EVIDENCIAS CONCLUYENTES?

  Además, la esencia de la cosa no está en discutir si alguien tiene la razón o no, como si de una apuesta se tratara. La esencia está en dejarnos guiar por la ciencia, por los investigadores que están trabajando sobre el tema que aún no saben si es necesario, ni cómo ni cuándo hacerlo.  

 

En ningún momento, ninguna institución u organismo de investigación reconocido, ha autorizado que a una persona que ha recibido dos dosis de la vacuna CoronaVac de los laboratorios Chinos Sinovac, se le administre una tercera dosis de una vacuna que como la Pfizer-BioNTech es de fabricación diferente. Y no es que estemos en contra de una tercera, cuarta o quinta dosis o que contra el SARS-Cov-2 haya que vacunarse todos los años como ha sido la regla en la vacuna contra la influenza. Lo triste es, que después de tanto esfuerzo para que las personas empezaran a creer en las vacunas, un anuncio extemporáneo haya caído como un jarro de agua fría en una población que ahora es más incrédula.

 

La gente sabe que los pediatras somos los médicos vacunadores por antonomasia. Que exigimos a los padres vacunar a sus hijos y vacunarse ellos mismos y que exhortamos a los colegas de otras especialidades a que manden a vacunar a sus pacientes. Que repetimos hasta la saciedad que la mujer embarazada debía vacunarse contra la influenza, la difteria, el tétano y la tosferina, porque de esa manera, la estábamos protegiendo a ella y su niño. Sin embargo, para que los médicos pudiéramos hacer esas recomendaciones, debimos esperar disponer de las evidencias que garantizaran su seguridad y beneficios.

 

Somos los pediatras quienes pedimos a los esposos, abuelas, tías y hermanos mayores, estar vacunados para cuando la madre llegue de vuelta a la casa después del parto, porque la evidencia ha demostrado a través del tiempo, que son los adultos no vacunados alrededor del recién nacido quienes lo contagian.

 

Los pediatras no tenemos temor a repetir vacunas, porque lo hacemos a diario y, porque sabemos que, para proteger adecuadamente a los niños, los estamos vacunando desde que nacen, y al cumplir los 18 meses han repetido 4 veces las mismas vacunas contra las mismas enfermedades. Lamento haber tenido que escribir estas líneas, pero lamento mucho más, el tiempo y el esfuerzo que habrá que invertir para recuperar lo que ya habíamos conseguido.

Dr. Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana.

domingo, 27 de junio de 2021

CAMPAMENTO DE VERANO EN TIEMPO DE PANDEMIA

 “Los campamentos juveniles de verano pueden cumplir un rol importante en la vida de los niños ya que contribuyen a su desarrollo social, emocional y físico y, para que conozcan actividades nuevas, desarrollen sus relaciones y mejoren sus habilidades sociales y emocionales” (CDC).

 

Un sector de la población que ha sufrido las consecuencias de estar encerrado frente a una pantalla que poco le enseña y que le aburre, son los niños. Amenazados esta vez, de no poder asistir al esperado campamento de verano. Y, ¿Qué opina usted doctor? – Que estoy de acuerdo con el campamento a pesar de las circunstancias. Advirtiéndole, que quizás ahora en nuestro país no sea el momento más adecuado, pero que valdría la pena intentarlo, probablemente más adelante y, respetando siempre las recomendaciones que respecto de los campamentos de verano nos hacen los expertos.

 

Que a todo niño o joven se le exija su tarjeta de vacunación al día, en esta ocasión con las dos dosis de la vacuna contra la COVID-19, si ya ha cumplido los 12 años. También a profesores, entrenadores, padres y organizadores. La práctica constante de las estrategias de prevención: utilización de los espacios al aire libre, higiene y limpieza de los espacios y los utensilios, la existencia de agua corriente permanente, lavado frecuente de las manos, utilización no compartida de las pertenencias y, el uso de mascarillas a los campistas que no han completado sus dos dosis de vacuna.

 

Los campistas, organizadores, entrenadores y profesores, deben ser organizados en grupos donde las personas sean siempre las mismas, sin mezclarse con otros grupos en la medida de lo posible. La designación de una persona (proveedor de salud) responsable de dar las instrucciones y recibir las inquietudes y reportes diarios respecto al COVID-19 y que los campistas tengan identificada a esa persona. Mantener un contacto directo con los padres y tutores e identificar la causa de las ausencias si se presentaran. Estas y otras recomendaciones que por asunto de espacio no podemos detallar, son solo un complemento que no pretende reemplazar las leyes, reglamentos y las normas sanitarias del país. 

 

 Todos los adultos alrededor de los niños debemos vacunarnos y vacunar a nuestros hijos. Hagamos más corto el camino que les devolverá de nuevo a la escuela, al campamento y al juego, para que puedan ser personas libres y felices.

Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana.

lunes, 21 de junio de 2021

DESINFORMACIÓN, VACUNACIÓN Y LA TEORÍA DE LA CONSPIRACIÓN

 

  Como pediatra, he atendido muchísimos niños a los que he puesto innumerables vacunas. Unos han presentado malestar general, fiebre etc. e incluso alguno ha convulsionado después de una vacuna y a nadie le había preocupado. Paradójicamente, ahora que estamos en medio de una pandemia y que la vacuna es una prioridad para detener al nuevo coronavirus, muchas madres me llaman dando sus razones para no vacunar, porque han oído o leído muchas cosas.

 

El 27 de mayo 2021 los Centros para el Control de Enfermedades de los EE. UU. (CDC) informaron al mundo que la vacuna Pfizer-BioNTech es segura y debe administrarse a toda persona a partir de los 12 años. Que, en los EE.UU. se administra bajo el monitoreo de seguridad más estricto de la historia. Que una vez el niño ha recibido la primera dosis, tres semanas después deberá recibir una segunda dosis. Que es imposible que la vacuna pueda producir la enfermedad. Y que el niño puede recibir la vacuna COVID-19 aunque recientemente haya recibido otra vacuna. Información que desconocen los vacunadores del MSP que están devolviendo a niños sin vacunar, porque no ha pasado un mes de una vacuna anterior.

 

Se han reportado casos de miocarditis y pericarditis en jóvenes masculinos luego de recibir la segunda dosis de la Pfizer, 16 casos en un millón (0.000016) esto, se está estudiando y no debe ser motivo para no vacunar, porque iguales eventos se ven en jóvenes que no se han vacunado. Y es que la metodología científica es tan rigurosa que, si una persona después de haberse vacunado sufre un infarto, ese evento debe relacionarse con la vacuna hasta que se demuestre lo contrario.

 

La teoría de una conspiración mundial. Para que ésta sea posible, debe existir una hegemonía sin competencia comercial ni política de un país sobre el resto del mundo.  Tampoco tiene sentido que China, Rusia, el resto de Europa y los EE.UU., países comercial y políticamente adversarios, se hayan confabulado para lanzar un virus al resto del mundo, o que un país lo haya hecho sin que el otro lo haya denunciado. Peor aún, que esos países se estén gastando enormes sumas de dinero vacunando a su gente.

 

 Que nadie nos engañe. Oigamos a los científicos y vacunémonos todos incluyendo a nuestros niños, si realmente queremos parar esta pandemia.

Dr. Marcos Díaz Guillén

pediatra-neonatólogo

Santo Domingo

República Dominicana.

 

 

 

 

lunes, 14 de junio de 2021

ALERGIAS, CONTAMINACIÓN, CAMBIO CLIMÁTICO Y COVID-19

 

La gran cantidad de polen, la contaminación del aire que respiramos y el calentamiento global están produciendo enfermedades respiratorias de manera casi permanente no solo en los niños, sino también en jóvenes y envejecientes y, en estos tiempos, acompañados de una pandemia.

 

Estamos teniendo muchos casos de rinitis, la mayoría rinitis alérgicas que pudieran confundirse con la rinitis que produce el coronavirus. Y es bueno establecer las diferencias. En la rinitis alérgica hay una secreción nasal transparente, picor de la nariz e irritación ocular, no hay fiebre, no hay cefalea, ni se pierde el olfato, manifestaciones que suelen aparecer en la rinitis por coronavirus.

 

Niños y adultos alérgicos, en esta pandemia deberían saber, que ser alérgico no les predispone a padecer con más frecuencia de COVID-19, sin embargo, las personas asmáticas que de hecho tienen un componente alérgico importante, deberían tener muy bien controlada su enfermedad, porque el paciente “que se aprieta” y que se infecta con el nuevo coronavirus o con cualquier otro virus respiratorio tiene más probabilidades de complicarse.

 

La lucha por detener el cambio climático y el calentamiento global, una de las metas para el año 2030 de los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, por efecto de la pandemia, está siendo descuidada. El daño que el ser humano le viene produciendo desde hace mucho tiempo a la biodiversidad, está favoreciendo la extinción de especies animales y vegetales permitiendo que virus que incluso todavía no conocemos salten de otras especies a infectar a la especie humana, un daño que el hombre está produciendo y que por lo tanto está en sus manos evitar.

 

La pandemia que está produciendo el nuevo coronavirus y que estamos padeciendo, el maltrato que hacemos a nuestro hábitat natural (el planeta tierra), nos están diciendo que vivimos en una aldea global y muy desigual. Que lo que afecta a las personas en Asia, nos puede afectar a nosotros en el Caribe. Y que, por lo tanto, los desafíos que estamos enfrentando y los que en lo adelante tendremos que enfrentar, necesitan de la colaboración y solidaridad de todos. De los ricos y de los pobres. Y que, cuando menos pobres existan en la tierra, querrá decir que por fin entendimos el mensaje. De lo contrario, el futuro de la especie humana y de nuestra civilización será muy incierto.

Marcos Díaz Guillén

pediatra-neonatólogo

Santo Domingo

República Dominicana.