miércoles, 17 de enero de 2018

Menstruación temprana, depresión y otros trastornos

A la primera menstruación en el lenguaje médico se le llama “menarquia” que es el inicio de la pubertad. Los cambios rápidos en la biología, la propia percepción de sí misma, la apariencia física, las emociones y la conducta, son factores que se combinan para hacer de la pubertad una de las etapas más importantes en la esperanza de vida de una persona. Y, las niñas que maduran más rapidamente, las que ven su menarquia muy temprano, son particularmente muy vulnerables. Estas niñas, son más propensas a padecer problemas de salud mental tales como depresión, ansiedad, trastornos de la alimentación, delincuencia, abuso de sustancias y falla en su escolaridad.

De una manera empírica y sin ninguna evidencia médica, me atrevo a decir, que en décadas pasadas  las niñas veían su primera menstruación más tarde, alrededor de los 14 años de edad; y en la actualidad, vemos casos mucho más temprano a los 8, 9 y 10 años.”Estas niñas son psicologicamente más vulnerables al compararlas con sus iguales que vieron su menarquia más tarde” afirmó Jane Mendle autora y líder de un nuevo estudio y quien es psicóloga clínica y profesora asociada de desarrollo humano en la universidad de Cornell.

La relación menarquia temprana y trastornos mentales ha sido objeto de muchos estudios  y publicaciones, pero no había estado claro si la vulnerabilidad de estas niñas se extendía más allá de la adolescencia,  de ahí la importancia de este nuevo estudio que abarcó a 8, 000 mujeres jóvenes y en el que se encontró una tasa más alta de depresión y conducta antisocial, que en muchos casos se extendía hasta la adultez. Esto obliga a pediatras y demás prestadores de servicios de salud y a educadores, a poner más atención y seguimiento, y por más tiempo a las niñas que vieron su primera menstruación a una edad muy temprana.

En el estudio citado, un 7% de las niñas vieron su primera regla a los 10 años y un 19% a los 11. No se conocen las causas de por qué están menstruando las niñas tan temprano, y tampoco existe una forma probada para evitarlo. “Otras publicaciones han sugerido que la obesidad y la exposición a sustancias químicas podrían jugar un rol, pero lo fundamental es, que independientemente de la causa, este estudio encontró que el inicio de una pubertad muy temprana parece tener consecuencias duraderas asociadas a problemas de salud mental”, dijo Mendle.

FUENTE: “Age at Menarche, Depression, an Antisocial Behavior in Adulthood”. Jane Mendle, Rebecca M. Ryan, Kirsten M.P. Mckone. Pediatrics. January 2018, Volume 141/ISSUE 1.

 Dr. Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana.

jueves, 11 de enero de 2018

Los Reyes magos, los regalos y el valor del tiempo

Con el deseo de verlos felices, los padres hacemos muchos regalos en la celebración del día de los Reyes Magos a nuestros hijos. ¿Tiene sentido comprar tantos juguetes que al final pudieran ser ignorados? ¿Cuál es el mejor regalo para el niño en esta ocasión y siempre? El tiempo. El que debemos sacar de nuestro ocupado día para hablar, contar cuentos, hacer e inventar historias, y para abrir algún que otro regalo.

Lo cierto es, que el niño en nuestra cultura espera ansioso ese día, “algunos no podrán dormir y otros se despertarán muy temprano gritando a sus padres que han llegado los Reyes Magos”. Y, no hay por qué quitarles la ilusión de esa tradición. Ilusión que deben experimentar todos los niños sin importar la condición socioeconómica de sus padres, aunque más tarde deban entender que se trataba de una bonita historia de ficción. Porque la gran felicidad del niño está en el momento de abrir ese regalo junto a su familia, no tanto en el juguete o regalo en sí. Aunque éste tenga su valor, porque es algo que el niño pidió con insistencia todo el año.

“Si se le preguntara a un niño qué es para él un día agradable, no responderá que es un día jugando con una tableta o con su videojuego favorito”, afirma a El Mundo el psicólogo Javier Urra. “Te dirá, que lo que realmente lo hace feliz es salir al campo a disfrutar de la naturaleza o ir a la ciudad a conocer algo nuevo con sus padres, familiares y amigos. Hacer excursiones para ver cosas nuevas o reunirse en casa de los amigos de sus padres que tengan hijos de su edad y poder pasar el día todos juntos”.

Estudios realizados por Urra en el 2015 en el que se hicieron unas 5, 000 entrevistas señaló, que el 63% de los niños entre los 6 y 12 años quería pasar más tiempo con sus padres, particularmente los niños entre 6 y 9 años de edad. Y, tampoco es cuestión de pasar más tiempo, sino, de interactuar, jugar, y compartir alguna actividad con ellos, explicó el psicólogo.

Las fiestas de los Reyes Magos es una hermosa tradición que debemos mantener, recordando que el mejor regalo, el menos costoso, el que el niño recordará y le dará las mayores satisfacciones será, el tiempo que sus padres le puedan ofrecer y en el que van a compartir sus experiencias mutuas.


REFERENCIA: Beatriz Portalatin, El Mundo, España, 5/enero/2018. “Los Reyes Magos: ¿Cuál es el mejor juguete?”.