jueves, 2 de julio de 2020

Confinamiento y comportamiento infantil


Desde que el nuevo coronavirus nos obligó a aislarnos, se han venido reportando muchos casos de miedos, ansiedad y depresión en todo el mundo. Han aparecido cambios en los patrones normales de alimentación y del sueño y, las enfermedades mentales se han agravado y multiplicado. También, se aprecia un mayor consumo de tabaco, alcohol y drogas ilícitas. Con el agravante de una desescalada que, en nuestro país, ha sido muy anárquica e irresponsable, produciendo un incremento mucho mayor del esperado de los casos de contagio.

En estas circunstancias, recordar, que ninguna nación por rica y poderosa que sea, que no es el caso nuestro, sin el compromiso de sus ciudadanos puede salir airosa de esta situación que, por lo que vemos, podría prolongarse en el tiempo. Que hay tres reglas de oro que no debemos olvidar: lavado de las manos, uso de mascarillas y distanciamiento personal.

Y, ¿qué está pasando con los niños que tienen tanto tiempo confinados sin poder hacer lo que antes hacían? Que están cambiando sus hábitos de alimentación. Los que comían muy bien, ahora no están comiendo o están comiendo demasiado. Están teniendo trastornos en la calidad y la cantidad del sueño, con temores, miedos, terror nocturno y pesadillas. Se están convirtiendo en niños muy demandantes, irritables y adictos a la TV Y a todo tipo de pantallas.

Es necesario, que generemos confianza en nuestros niños, que les expliquemos la verdad sobre la pandemia con las palabras adecuadas para su edad y comprensión. Decirles que esto no es para siempre, aunque no sepamos con seguridad cuándo terminará. Debemos implementar una disciplina diaria. La hora de ir a la cama deberá ser siempre la misma, y que vayan al dormitorio sin ningún tipo de dispositivo electrónico. Dar mensajes y contar historias que le generen tranquilidad y confianza. Fomentar bajo nuestra supervisión conexiones virtuales donde el niño pueda compartir con familiares y amigos. Y, al día siguiente, proporcionar una buena lectura, momentos de ocio y ejercicio físico, evitar el sedentarismo y la obesidad, el miedo y la vagancia. Recordar que, manteniendo las reglas y las directrices sanitarias, se pueden hacer caminatas y muchas otras cosas. Por ejemplo, seguir viviendo de la manera más sencilla y sensata posible.

Dr. Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana.


jueves, 25 de junio de 2020

Kawasaki Vs Covid-19, es un síndrome nuevo?


La enfermedad de Kawasaki se conoce en el mundo desde hace 59 años, y no se sabe su causa. Covid-19, es una enfermedad nueva y se sabe que la produce el SARS-Cov-2. Kawasaki es casi exclusivo de los niños menores de 5 años, Covid-19 afecta levemente a los niños y más frecuente y severamente a los adultos.
 La complicación más seria del Kawasaki es el aneurisma de las arterias coronarias, Covid-19 afecta más al músculo cardiaco(miocarditis) y, los trastornos tromboembólicos y de la coagulación de la sangre que se ven en Covid-19, no son propios del Kawasaki. El síndrome multisistémico inflamatorio que vemos en el Kawasaki y que han sufrido algunos niños que padecieron Covid-19 o que fueron positivos al SARS-Cov-2, también lo han padecido niños que dieron negativo a este virus.   

 La inflamación sistémica que vemos en la enfermedad de Kawasaki y Covid-19, no es un fenómeno nuevo, se ve en muchas otras enfermedades, y es una reacción inmunológica exagerada que se conoce como “tormenta de citoquinas”. Las citoquinas, son unas proteínas o moléculas que produce nuestro sistema inmunológico, que se comunican entre sí, para defendernos de cualquier agresión (virus, bacterias etc.). Una respuesta exagerada en la producción de estas citoquinas que son las que regulan los mecanismos de inflamación y desinflamación normal de nuestro cuerpo, van a producir un desorden, un caos, que culmina en lo que se ha dado a conocer como síndrome inflamatorio multisistémico. Una respuesta que vemos en el Kawasaki, Covid-19 y en muchas otras enfermedades o agresiones a la economía humana. Y, ¿por qué unos niños responden muy bien y otros no? ¿Juegan la genética y/o la agresividad del virus un papel determinante? ¿Es el SARS-Cov-2 la causa de un nuevo síndrome? ¿Es este virus una de las causas de una enfermedad que como el Kawasaki hasta hoy es de origen desconocido? Por el momento, no hay suficientes evidencias científicas para responder categóricamente a estas y a muchas otras preguntas, que solo el tiempo y la investigación médica se encargarán de aclarar. En estos tiempos, sin embargo, pediatras y padres debemos estar muy alertas ante cualquier niño, que, estando sano, aparezca con fiebre alta, ojos y boca rojos e inflamados, ganglios alterados y algún que otro síntoma. Porque podríamos estar ante un paciente con el síndrome inflamatorio multisistémico.

Dr. Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana.



jueves, 18 de junio de 2020

A la clase que ya es hora ...


Es inminente que los estudiantes tendrán que reintegrarse a las aulas. Pero en guarderías y maternales es distinto, porque en ellos, es difícil cumplir las medidas de distanciamiento social que los tiempos ameritan. Por lo tanto, a las recién paridas deberá prolongárseles la licencia posparto hasta los 12 meses o hasta que se evidencie que la pandemia no es un peligro para los niños más pequeños.  

Las escuelas y colegios, deberán tener una persona por cada grupo pequeño de niños en clase. Y los cuidadores, dispondrán de equipos de protección adecuados. En la escuela primaria, se recomienda recortar el tiempo presencial en dos tandas de 3 a 4 horas, porque a menor edad, los riesgos de contagio son más elevados. En niños mayores de 5 años, los grupos podrían ser más elevados, conservando las medidas de distanciamiento, vigilancia e higiene y, en número no mayores de 15 niños.

Deberán hacerse grupos de mañana y tarde y tomarse unos minutos en cada clase para educar en salud y prevención en tiempos de pandemia. Deberá nombrarse un delegado por cada grupo de estudiantes quien velará porque las reglas sean cumplidas e informará a la autoridad escolar sobre cualquier incumplimiento.

En la escuela secundaria, el riesgo debe ser menor, porque los jóvenes a este nivel, son más conscientes y conocen mejor las medidas de distanciamiento y seguridad. Las clases, en principio, deberán ser alternadas con clases a distancia si fuese posible, teniendo en cuenta a aquellos alumnos que no disponen de equipos tecnológicos para recibir este tipo de enseñanza.

 Las escuelas tendrán facilidades para el lavado de las manos: agua corriente, jabón y desinfectantes a base de alcohol. Aulas ventiladas y desinfectadas diariamente, pupitres, manubrios y utensilios. Las actividades deportivas y de grupo deberán relegarse para una etapa posterior. El uso de mascarillas será obligatorio y se limitarán los grupos a la hora del almuerzo y el recreo. Son solo algunas sugerencias para lo que será el reencuentro en las aulas. Medidas que se están tomando en otros países y que deberían ayudar al nuestro. Con una Sociedad tan contradictoria, que la aplicación de estas medidas pudiera ser de poco valor ante el comportamiento de la “autoridad” y el desparpajo de las mayorías.

FUENTE: Recomendaciones para una vuelta segura al colegio. AEP, mayo 13, 2020, by Ana CAAveiro.

Dr. Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana.


jueves, 11 de junio de 2020

El niño, la cuarentena y sus secuelas

Se estima que unos 1, 500 millones de niños y jóvenes en el mundo han visto perturbada su escolaridad por la pandemia del nuevo coronavirus, y, las consecuencias del aislamiento a que hemos sido obligados, ya están dando sus resultados no deseados. Si bien es cierto que una nueva modalidad de enseñanza a distancia se ha puesto en marcha, una cantidad considerable de niños no han tenido acceso a este nuevo instrumento. Muchos padres han perdido sus empleos y, niños que recibían desayuno y almuerzo escolar, hoy no los están recibiendo, con el riesgo de llegar a tener más desnutrición infantil si estas condiciones se mantienen por mucho tiempo. La cuarentena, parece estar aumentando el maltrato y la violencia doméstica. Y, un gran número de países, han tenido que hacer uso de los fondos reservados para programas de desarrollo social y prevención de enfermedades, para enfrentar a esta enfermedad inesperada.

Por otra parte, muchos centros de vacunación en nuestra región cerraron sus puertas interrumpiendo los programas de vacunación infantil con la posibilidad de que enfermedades que ya estaban controladas por las vacunas, vuelvan a reaparecer si esta situación no la podemos controlar en un tiempo razonablemente cercano.

“Cuanto más tiempo los niños, particularmente los más pobres y marginados dejen de asistir a la escuela, es menos probable que regresen a ella. De hecho, antes de la pandemia, estos niños ya tenían casi cinco veces más probabilidades de no asistir a la escuela primaria que los niños de familias más pudientes. Y, la inasistencia a la escuela, aumenta el riesgo de embarazo en las adolescentes, la explotación sexual, uniones prematuras, la violencia, enfermedades de transmisión sexual y otros peligros” (Marco para la reapertura de las escuelas. Unicef, Banco Mundial y el Programa Mundial de Alimentos. Abril, 2020).

Por el momento, no están dadas todas las condiciones para una reapertura de las clases en las escuelas, colegios y otras instituciones educativas. Pero, estamos obligados a ir dando los primeros pasos para la nueva estrategia que tendremos que adoptar para reiniciar la educación presencial de nuestros niños, de todos los niños. Con un interés especial en aquellos que que no han tenido la oportunidad de una educación cercana y
mucho menos a distancia. 

Dr. Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana.



miércoles, 3 de junio de 2020

Kawasaki y Covid-19 en la edad pediátrica


 La enfermedad de Kawasaki fue reportada por primera vez en los años 60 en Japón por Tomisaku Kawasaki. Los primeros casos en R. D. los publicó en los años 80 el pediatra cardiólogo Dr. Joaquín Mendoza Estrada, y hoy se sabe, que es una enfermedad de distribución mundial. Se caracteriza por una vasculitis o inflamación generalizada de los vasos sanguíneos. Y su complicación más grave es, la lesión que puede producir en las arterias coronarias (aneurisma). Es una enfermedad fundamentalmente pediátrica, afecta a niños por debajo de los 5 años de edad, su causa todavía es desconocida, aunque se cree, que puede ser una respuesta inmunológica tardía del organismo a una infección viral o bacteriana.

Clínicamente, se caracteriza por fiebre alta de aparición brusca que dura hasta 5 días, conjuntivitis seca (sin secreción) lengua y boca rojas, inflamación de manos y pies, descamación de las uñas, sarpullido en la piel, y ganglios aumentados de tamaño, aunque no necesariamente todos los signos y síntomas tienen que aparecer juntos a la vez. Con un diagnóstico temprano y tratamiento correcto la inmensa mayoría de los niños se sanan y quedan sin secuelas. En caso contrario, el Kawasaki, puede ser causa de infartos o muerte súbita en adultos jóvenes que en su niñez no fueron diagnosticados.

En la pandemia actual producida por el SARS Cov-2, en los EE.UU., Italia y Reino Unido, se han reportado casos de niños positivos a Covid-19 que han sido ingresados en unidades pediátricas de cuidados intensivos con manifestaciones vasculares e inflamatorias, lo que han denominado “Síndrome multisistémico inflamatorio”. Esta respuesta orgánica al virus, se ha señalado como una posible causa de enfermedad de Kawasaki. Estos niños presentaron, fiebre persistente, erupción cutánea, ojos, lengua y labios enrojecidos, hinchazón y síntomas gastrointestinales como dolor abdominal, náuseas y vómitos.

El síndrome multisistémico inflamatorio secundario a la infección por Covid-19 no es común. Sin embargo, padres y pediatras debemos estar atentos y ponernos en alerta ante cualquier niño que estando sano presente algunos síntomas raros. Porque el Covid-19 no tiene un código definido de presentación y, no deja de sorprendernos cada día. Hay mucho que ver todavía y mucho que aprender. Solo el tiempo y la investigación podrán ayudarnos a responder a tantas interrogantes que hoy nos inquietan de este virus con el que tendremos que aprender a convivir.

Dr. Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana.





lunes, 25 de mayo de 2020

Enfermedad X: la próxima pandemia


En febrero del año 2018 los expertos de la OMS publicaron una lista de enfermedades capaces de producir una pandemia. La lista incluía al ébola, zika, fiebre de Lassa, la fiebre del valle Rift, la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo, la enfermedad nipha, los síndromes SARS y MERS. Y, la enfermedad X, que la produciría una bacteria o un virus desconocido. Viendo en retrospectiva, ese virus desconocido no es otro que el SARS Cov-2 productor de la enfermedad COVID-19 causante de la pandemia que hoy azota al mundo. Si este virus nos encontró desprevenidos, ¿no deberían los países prepararse para la próxima pandemia que nos espera? Y es que la OMS además del listado que hizo público, nos viene advirtiendo que: “El mundo debe prepararse para una gran epidemia de gripe o influenza. Estamos seguros que se va a producir, lo que no sabemos es cuándo o donde se originará el brote”. 

El 11 de marzo/2019 la OMS divulgó la estrategia 2019-2030 contra la gripe, y, ¿Qué medidas han tomado los países miembros? No las conocemos. Dicha estrategia busca proteger a las personas en todo el mundo de la amenaza que representa esta enfermedad. Que los gobiernos hagan lo necesario para prevenir la influenza estacional, la que se produce a final de año al llegar la estación de invierno. Evitar que la gripe se propague de los animales a las personas y, que se refuercen las medidas de vigilancia y prevención, para que cuando se presente, los daños a las personas en morbilidad y muertes sean mínimos. Pero los políticos y sus gobiernos no hacen caso a los profesionales sanitarios, y más bien los maltratan y pretenden ridiculizarlos.

Esperamos que la próxima pandemia de influenza no nos encuentre desprevenidos, como lo hizo el SARS Cov-2. Que los fabricantes de las vacunas aceleren su producción, que haya vacunas para todos, que no las acaparen los países ricos, y que los países pobres como el nuestro las compren y las administren al mayor número de nuestros habitantes. Que se fortalezcan las medidas de prevención y vigilancia epidemiológicas, que la autoridad oiga y se deje asesorar de los profesionales sanitarios, que se invierta en la gente de esa manera, que es la más honesta y responsable. Y, que las organizaciones y personas anti vacunas dejen de engañar a la gente inocente. 

Dr. Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana.




miércoles, 20 de mayo de 2020

Día mundial del asma y día mundial del medio ambiente

El 5 de mayo con el auspicio de la OMS y la GINA (Global Initiative for Asma) es el día mundial del asma, para llamar la atención de una enfermedad que afecta a millones de niños y adultos y, el 5 de junio es el día mundial del medio ambiente. Son llamados de atención, son gritos que se lanzan al mundo, como los globos azules que lanza al cielo el Dr. Luis Alam Lora en el Malecón de Santo Domingo cada año. Sin embargo, los niños del mundo, siguen viviendo en un medio ambiente cada día más inhóspito, y los nuestros, además, siguen inhalando las finas partículas cancerígenas de unos vertederos que se incendian y vuelven a incendiarse ante la indiferencia de nuestros “líderes” y gobernantes.

El aire contaminado, daña la salud de todos, pero muy particularmente la de los niños que necesitan respirar aire limpio para poder desarrollarse en todo su potencial. Los predispone a enfermedades respiratorias agudas y crónicas, a la mujer embarazada a parir niños prematuros y de bajo peso. El aire sucio, daña los órganos que en la primera infancia están en pleno desarrollo e impide lograr una buena cognición y motricidad, elementos fundamentales para alcanzar un mejor aprendizaje. ¿Qué futuro le espera a nuestra sociedad si no hacemos cambios radicales en la educación de nuestros niños, en lo que comen, en su salud, en el aire que respiran, en la prevención de sus enfermedades? Y es que, ninguna nación en la historia de la humanidad ha podido salir del subdesarrollo si cuenta con una sociedad de individuos en su mayoría enfermos e ignorantes.

Al celebrar en mayo el día mundial del asma y en junio el día del medio ambiente, debemos empoderarnos y exigir a los gobernantes que oigan y se dejen asesorar por los profesionales sanitarios, que los valoren en su justa dimensión. Que cuiden a nuestros niños, que inviertan más en vacunas, en agua potable y en la prevención de sus enfermedades. Que reduzcan sustancialmente la excesiva dependencia de la energía sucia(petróleo), que inviertan más en fuentes de energía renovable, que busquen nuevas formas de eliminación de los desechos sólidos. Que inviertan más en las cosas que no se ven de inmediato y, que vayan dejando atrás la dádiva. Que procuren el verdadero desarrollo de su gente.  

Dr. Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana.