miércoles, 20 de febrero de 2019

La vieja escuela: la que nos enseñó escribir a mano


En la era de la tecnología, es un contrasentido pedir echar a un lado la laptop o la tableta. Pero sí tiene sentido pedir, que no olvidemos la vieja escuela, la que nos enseñó escribir a mano. Que el niño aprenda a tomar sus notas mano y, que en su momento, se involucre con el teclado.

  El niño necesita tener contacto con el lápiz. Así, va a desarrollar y adquirir una buena destreza con sus manos, a reconocer y escribir sus primeras palabras, incluyendo su propio nombre. Perfeccionará su motricidad fina y adquirirá una buena coordinación cerebro-ojos- manos. Sería un grave error que se salte este proceso de escritura a mano obligándole a que solo use el teclado.

“Escribir a mano requiere de un mayor esfuerzo cerebral, que será compensado con una mejor asimilación y retención de los conceptos. Esto es posible,  debido a la retroalimentación de la actividad motora de los movimientos que hacemos al escribir a mano que dejan una memoria en la parte sensorial y motora de nuestro cerebro” (estudio universidad de Indiana EE.UU).

Joaquín Valls, grafólogo y economista catalán afirma: “Sumar sin calculadora y escribir a mano siguen siendo habilidades necesarias para mantener nuestro cerebro en forma. Lamentablemente, en los EE.UU. y otras latitudes, ya hay generaciones de niños que no escriben casi nunca a mano y las consecuencias han sido graves”.

“Podemos hacer un ejercicio y, pedirle a un niño que escriba a mano un listado de cosas y a otro, que lo haga en su laptop y comprobar después, que el que escribió a mano recuerda mejor lo escrito”. Estudios en universidades reconocidas han demostrado que los estudiantes que tomaron  notas a mano escribieron menor número de palabras que los que lo hicieron en el computador, pero que hicieron mejores exámenes, y recordaban mejor los conceptos.

La nueva tecnología en la enseñanza debe llegar a tiempo a la escuela y al hogar, pero no tan temprano que le impidan al niño desarrollar una buena escritura a mano.  Porque aprender solo con el teclado, puede interferir con un mejor desarrollo cerebral y cognitivo del niño. Los adultos, alguna que otra vez, deberíamos darnos la oportunidad de escribir a mano alguna que otra cosa.

Dr. Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana.

miércoles, 13 de febrero de 2019

Hantavirus








Doctor, he oído de muchas muertes por Hantavirus. ¿Es un virus nuevo? ¿Existe en nuestro país?  El género Hantavirus pertenece a la familia Bunyaviridae, y su nombre se debe a que se aisló por primera vez cerca del río Hantaan en el sur de Corea. Otros virus muy similares se han aislado en Seúl, Dobrava y Puumala, distribuyéndose ampliamente en los continentes asiático y europeo donde producen una severa fiebre hemorrágica con daño renal.  Existen distintos tipos, y cada Hantavirus, tiene un huésped roedor específico y, las manifestaciones clínicas en el ser humano, pueden ser distintas en distintas regiones geográficas. En el continente americano, se manifiesta con igual severidad, pero como un síndrome de insuficiencia pulmonar aguda.

Para el Hantavirus no hay una vacuna ni tratamiento específico, y en sus inicios, se presenta como un síndrome gripal. Se adquiere a través de la saliva, orina o heces de unos tipos de ratones silvestres, aunque en Sur América se han reportado algunos casos sospechosos de haberse transmitido de persona a persona.

El Hantavirus no es nuevo. Existen pruebas y estudios fósiles realizados en roedores en América del Norte que hablan de su existencia desde hace 20 millones de años. El reservorio natural del virus son unos ratones silvestres que viven en madrigueras, debajo de los troncos y en nidos que hacen en el suelo desde donde penetran a las casas de trabajadores del campo o de excursionistas que duermen en casas de campaña.

El síndrome pulmonar por Hantavirus, es una enfermedad grave con una alta mortalidad, y es la forma de presentación del virus en el continente americano. Al día de hoy, que sepamos, no existen reportes de Hantavirus en el país. Sin embargo, en los EE.UU., se conocen casos desde el año 1998.  En Argentina, comunidades han sido declaradas en cuarentena por brotes de éste virus, y en Chile, se reportaron 963 casos entre 1993-2015 con una mortalidad entre el 30%-50%. Muchos casos se siguen reportando en Brasil, Colombia, Ecuador, Uruguay, Panamá, Paraguay, Bolivia y Venezuela, lo que convierte a éste virus en un problema serio de salud pública en esos países, y una amenaza real para Centro América y el Caribe.

Dr. Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana.







miércoles, 6 de febrero de 2019

Sarampión: brotes hasta en países desarrollados. ¿Por qué ?



“El sarampión, es una enfermedad sumamente contagiosa, si usted no está vacunado y permanece en una habitación con alguien infectado, en más del 90% de los casos, se contagiará. Y, una manera de evitarlo es, con dos dosis de la vacuna triple viral: sarampión, rubeola, papera” (CDC).

El 29 de enero/2019 los oficiales sanitarios del Estado de Washington declararon “situación de emergencia” por el desarrollo de un brote de sarampión en el condado de Clark, al norte de Portland, Oregon. 35 casos confirmados con 11 casos más sospechosos de sarampión, en su mayoría niños por debajo de los 10 años no vacunados. Actualmente, 349 casos de sarampión han sido confirmados en 26 Estados y la capital de los EE.UU. un país que en el año 2000, había declarado erradicada dicha enfermedad. En Europa, se reportaron 365 casos en el 2018 con 35 muertes, y nuevos brotes se anunciaron en Francia, Grecia, Italia y Rumanía. ¿Por qué? por la propaganda de personas y organizaciones antivacunas que a pesar de la evidencia científica que ha demostrado que las vacunas ha sido el salto más grande que ha dado la humanidad respecto a la prevención de enfermedades; han influenciado en muchas personas y  grupos religiosos que han dejado de vacunar a sus hijos. Y, ahí están los resultados. Enfermedades que habían sido erradicadas, ahora están reemergiendo.

Los CDC definen la “erradicación “como la ausencia de transmisión de una enfermedad por el virus que había sido endémico en un área geográfica determinada, tales como un país o una región por 12 meses o más, siempre que exista un buen registro de vigilancia. Lo que han conseguido países que vacunan permanentemente a su población, no a modo de operativos ocasionales.

Gracias al descubrimiento y aplicación de las vacunas, los pediatras de nuevas generaciones no están familiarizados y tienen dificultad para diagnosticar enfermedades como el sarampión, rubeola, tosferina, polio, difteria y muchas otras. Y, debido a la propaganda antivacunas, familias en el mundo lamentan la muerte o discapacidad de sus hijos.

En conclusión, a los grupos antivacunas debo recordarles, que enfermedades como el sarampión y muchas otras, han sido erradicadas donde hay una buena cobertura vacunal. Desearles, que nunca un familiar suyo sea mordido por un animal con rabia. Y si sucediera, que no duden en ponerle eso que ellos pretenden desacreditar: la vacuna.

Dr. Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana.


miércoles, 30 de enero de 2019

El niño zurdo: razones para no cambiarlo


La mayoría de los padres y maestros son conscientes del error  que es obligar al niño que usa su mano izquierda a que use la derecha, y quizás, no saben por qué.

El cerebro humano se desarrolla para que un hemisferio cerebral sea el dominante, de ahí, que el  niño se decida por usar su mano, ojo, oído y pie derechos, y un 15% a 20% su lado izquierdo, en ambos casos, es normal. Si el hemisferio cerebral dominante es el izquierdo, el niño será derecho, y si por el contrario, el hemisferio cerebral dominante es el derecho, el niño será zurdo, es lo que se conoce como lateralidad  cruzada completa. Si este proceso se interrumpe, no se completa el desarrollo neurológico y como consecuencia, a los 6 o 7 años de edad, pueden aparecer  problemas en el aprendizaje y la lectura. Porque el hemisferio cerebral dominante, es el que asume las funciones del lenguaje. De ahí, la importancia de no alterar una adecuada lateralidad cerebral obligando al niño a ser derecho cuando su cerebro le está ordenando que sea zurdo.

Si observamos al niño, antes de éste cumplir su primer año no ha desarrollado su lateralidad cerebral. Esto, lo consigue con el tiempo y sus experiencias de vida, y es por ello, que en sus primeros meses es ambidiestro y su lenguaje muy rudimentario. Muchos de los problemas de lectura los encontramos en niños a los que se les ha restringido arrastrarse o gatear, se les ajustan zapatos sin todavía saber caminar y, con un andador, pretender acelerar un proceso que deberá llegar más tarde. Se les coarta su desarrollo, si se les obliga a usar el lado derecho de su cuerpo cuando su cerebro les está ordenando lo contrario.

Si no permitimos que una de las mitades del cerebro se haga dominante, no se completará un desarrollo cerebral adecuado. Los impulsos y estímulos no serán manejados por un solo hemisferio, y la habilidad cerebral se verá afectada. Se producirá en el niño una lateralidad cerebral mixta que se manifestará con problemas de lectura, de orientación espacial, de la escritura, dislexia y en algunos casos tartamudez.  

REFERENCIA: “Lateralidad Cerebral de los niños: dificultades en el colegio”.  Beatriz Bengoechea, Psicóloga – Psicoterapeuta. hacer familia/educación.

Dr. Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana

jueves, 17 de enero de 2019

El protocolo de Milwaukee



El protocolo de Milwaukee (PM), es un novedoso procedimiento que induce al paciente con rabia a un coma farmacológico a la vez que se le administra medicamentos antivirales: ketamina, ribavirina y amantadina. Con ello, se busca suprimir la actividad cerebral para minimizar los daños y dar tiempo al sistema de defensas del paciente para que produzca anticuerpos contra la enfermedad.

Dicho protocolo fue concebido en el año 2004 por un equipo de médicos liderados por el Dr. Rodney Willoughby. Después de consultar los CDC en Atlanta, los médicos aplicaron el protocolo a una niña de 15 años de edad con rabia. La paciente fue dada de alta 4 meses después, y aunque no está del todo clara su total recuperación, si se sabe que asiste a su colegio. Hasta el año 2017, era el único caso exitoso con la aplicación del PM. Un año antes, en la India, en un niño de 10 años de edad, después de grandes y costosos esfuerzos que incluyó la aplicación del PM, al cuarto día de su ingreso, el niño sucumbió a la rabia. Y, en nuestro país, en el hospital infantil Robert Reid Cabral, dicho protocolo ha sido aplicado con resultados desalentadores.

La semana pasada afirmábamos que la rabia una vez adquirida, es mortal en el 100% de los casos. Que lo correcto era evitarla con la vacuna y control de todos los animales domésticos, la elevación del nivel educacional de la población, y la voluntad política de un gobierno que nos dé un sistema de salud eficiente y sostenible en el tiempo. Que si un animal nos muerde, lavemos las heridas con agua y jabón abundantes por 5 a 10 minutos, que se notifique al centro antirrábico que corresponda (inexistentes o inoperantes en R.D.) y se ponga en observación al animal. Que si las mordeduras fueron en el cuello, la cabeza o la cara, (aunque el animal esté vacunado) se inicie de inmediato el tratamiento de rigor. Porque con heridas cercanas al cerebro, la persona que ha sido atacada puede adquirir la rabia antes que aparezcan los primeros síntomas en el animal agresor.

REFERENCIA: “The Milwaukee Protocol Hope does not Succeeds for Rabies Victim”.  Anil Kumar Agarwal. Department of Community Medicine, G.R. Medical College.  Gwalior, Madhya Pradesh, India. Case Report. 14-mar-2017. Vol. 10/ISSUE 2

Dr. Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana
                         

miércoles, 9 de enero de 2019

La rabia humana: un indicador de pobreza, ignorancia e ineficiencia sanitaria


En nuestra América, tenemos el conocimiento y las herramientas necesarias para la eliminación de la rabia humana, al menos la transmitida por los animales domésticos. No había finalizado la primera semana del nuevo año, y ya teníamos reportes del fallecimiento de tres niños por rabia en nuestro país. ¿Por qué? Porque no ha existido ni existe la voluntad política para evitarlo.

Una vez que aparecen los primeros síntomas, la rabia es mortal en el 100% de los casos. Por lo tanto, lo más importante es prevenirla. Es una enfermedad infecciosa viral que ataca al sistema nervioso central,  que la puede transmitir cualquier animal por mordedura a través de su saliva: gatos, perros, hurón, murciélagos y otros. ¿Por qué afirmamos que es una enfermedad de la pobreza, la ignorancia y la ineficiencia  sanitaria?  Porque en los países con eficientes sistemas de salud humana y animal, los pocos casos de rabia humana se adquieren por animales salvajes. En nuestro país,  la mayoría de los casos se producen por la mordedura de animales domésticos.

La rabia puede prevenirse con un buen control de los animales domésticos, lavando las heridas con abundante agua y jabón inmediatamente después de producida la mordedura. Con la inmunización pasiva de la inyección de inmunoglobulina humana antirrábica y la administración intramuscular de 4 dosis de la vacuna por los siguientes 14 días.

Si una persona es mordida por un animal domestico que está en salud y vacunado, éste animal no debe ser sacrificado, deberá ponerse en observación, reportar el caso al centro sanitario correspondiente y observar si apareciera algún cambio en su conducta. Aún en estos casos, si las heridas se produjeron en la cara, el cráneo o el cuello, la vacunación deberá ponerse de inmediato, porque la rabia se puede adquirir antes de que aparezcan los síntomas en el animal por la cercanía de las heridas con el cerebro de la persona atacada.  

En un eficiente sistema sanitario, se mantiene un buen control y vacunación sobre la población animal, bien informada a la población, y los casos de rabia humana son muy limitados. Lamentablemente en nuestro país no es así, y lo que parece es que estamos viviendo la realidad sanitaria propia de los inicios del siglo pasado.

Dr. Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana.

















jueves, 3 de enero de 2019

La navidad: una fiesta del niño


La navidad es una fiesta de la familia que debería girar en torno al niño, para que éste aproveche todo lo positivo que la ocasión le puede aportar para su crecimiento emocional ¿o no es  un nacimiento lo que se festeja? Debemos aprovechar la fecha para que el niño se sienta más integrado al grupo familiar y pueda tener un mejor sentido de identidad y pertenencia que le proteja de la soledad y la tristeza. En éste tiempo solemos ser más solidarios y pensamos más en las necesidades de los otros. Si lo hacemos con actitud sincera, el niño lo va a captar facilmente, haciendo suyos unos valores que le acompañarán  por toda la vida.

El arbolito: hagamos un esfuerzo y aprovechemos esta oportunidad única, y sin importar si el arbolito es rico o pobre, logremos que el niño en su familia, junto a sus padres, haga de este momento un evento que no olvidará y que cada año esperará con ilusión.

Generosidad: para éste tiempo, nos agrada hacer regalos y donaciones, una oportunidad para incluir al niño induciéndole a que regale algunos de sus juguetes o pertenencias a otros niños que él entienda que son más necesitados, creando en nuestro hijo una actitud de solidaridad y compasión que le acompañará siempre.

  Creyentes o no, no hay dudas que el nacimiento de un niño revolucionó al mundo. Que la historia de ése nacimiento y de los reyes magos son parte de nuestra cultura que nuestros niños  conocen muy bien. Entonces ¿Por qué negarles esa oportunidad si les hace tanta ilusión al menos a los más pequeños? ¿Qué nos importa que más tarde descubran lo que tengan que  descubrir?

Y si bien no es malo que los adultos celebremos a nuestro estilo las fiestas de navidad, recordemos que es una fiesta en torno al niño. Que no debemos convertirla en una fiesta estresante, del consumismo y la vulgaridad. Porque eso también el niño lo aprende.

Dr. Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana