miércoles, 19 de septiembre de 2018

Marihuana y lactancia


Al día de hoy, no sabemos cuál es la concentración de marihuana capaz de dañar el cerebro  del bebé si la mujer la consume durante el embarazo o mientras está lactando. Lo que sí sabemos es, que el principio activo de la marihuana pasa a través del seno y puede ser detectado en la leche materna hasta 6 días después de haber sido ingerido por última vez.

El Tetrahidrocannabinol (THC) es el componente psicoactivo de la marihuana que produce la sensación de estar drogado. Si la madre consume la droga durante el embarazo, se puede inferir, que igual sensación se estará produciendo en el feto, y en el recién nacido si la madre la consume mientras está lactando.

 Existen evidencias médicas poderosas para recomendar a la madre que no consuma marihuana mientras amamanta: el THC se almacena en la grasa corporal permaneciendo en el organismo por un tiempo prolongado, y el cerebro del bebé contiene una gran cantidad de grasa, al igual que la leche materna. La marihuana, si se usa habitualmente, puede dañar la cognición y escolaridad del niño en crecimiento y su desempeño en la sociedad por resto de su vida.

Un estudio reciente publicado en Pediatrics (revista oficial de divulgación científica de la Academia Americana de Pediatría)  encontró niveles variables de sustancias químicas de la marihuana como el THC en la leche de los dos tercios de las madres estudiadas, hasta 6 días después que ellas informaron habían consumido la droga en alguna de sus presentaciones. Otro estudio anterior de JAMA (Journal of the American Medical Association)  reveló, que el consumo de marihuana en una muestra de 279, 457 embarazadas en California subió del 4.2% al 7.1% entre 2009 y 2016 desde que la población tiene un mayor acceso a esta sustancia para su uso recreacional.

Pienso, que debemos estar abiertos a todo tipo de tratamiento que pueda mejorar la vida de las personas. Y si la marihuana para uso medicinal es una solución, bienvenida sea. Pero, si esta hierba se pretende legalizar a modo recreacional en el país, que el legislador sepa, que más allá de lo que pareciera ser una moda, la marihuana es una droga peligrosa.

REFERNCIA: “Marijuana Use by Breastfeeding Mothers and Cannabinoid Concentration in breast milk”. Kerri A. Bertrand et cols. Pediatrics. September 2018, Volume 142/ISSUE 3.

Dr. Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana



miércoles, 12 de septiembre de 2018

Marihuana: su uso medicinal y legalización


En pediatría, el uso medicinal de la marihuana se limita al Epidolex, un fármaco para el tratamiento de las convulsiones refractarias que no responden al tratamiento convencional en niños con síndrome de Dravet, Lennox-Gastaut y otros. Que no piense la gente que la legalización medicinal se refiere a la planta de la marihuana, una hierba que tiene efectos dañinos en la salud humana. Aunque en los EE.UU. y otros países se ha legalizado la venta controlada de esta droga como hierba y en forma de helados, galletas o bizcochos para uso recreacional. Un negocio que solo en la unión americana moviliza más de 7, 000 millones de dólares al año.

La FDA no ha aprobado la marihuana como medicamento, pero como sus hojas contienen más de 300 sustancias químicas (cannabinoides) muchos con acción beneficiosa en el dolor severo, nauseas,  vómitos y mareos, síntomas frecuentes en pacientes con cáncer y  enfermedades crónicas, autorizó en adultos dos productos en forma de tabletas, el Marinol (Dronaminol) y el Cesamet  (Nabilone). Y, para el año 2014 tenía en proceso de aprobación un fármaco autorizado en Europa, el Sativex  (Nabiximols).

El consumo de marihuana se asocia a baja escolaridad en jóvenes de acuerdo a un análisis de datos de tres estudios longitudinales publicados en Lancet Psychiatry. Se asocia a psicosis y depresión, a mayor intento de suicidios y a predisponer al uso de otras drogas ilícitas. Estas conclusiones derivan del análisis y estudio de 3, 800 jóvenes de Australia y Nueva Zelandia que reportaron el uso de marihuana desde antes de los 17 años de edad y que fueron estudiados hasta cumplir los 30.

Stephan Schwarts del Centro de Investigación del Cáncer “Fred Hutchinson” en Seattle afirma, que el consumo frecuente de marihuana produce un aumento significativo del riesgo de desarrollar el tipo más agresivo de cáncer testicular en jóvenes. Reduce la calidad del esperma, los niveles de testosterona y por ende, predispone a impotencia e infertilidad.

En la R.D. no conocemos publicaciones sobre el tema, sin embargo, los especialistas y expertos en adicciones que hemos consultado, en todos parece haber consenso acerca de lo peligroso que sería promover la legalización del uso recreativo de la marihuana en el país.

Pienso que debemos estar abiertos a toda posibilidad terapéutica que pueda mejorar la vida de las personas, pero, el país que desee legalizar la marihuana debe tener presente que se trata de una droga peligrosa.

Dr. Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana.

miércoles, 29 de agosto de 2018

El ojo del niño abusado


Cuando el niño ha sido abusado, su ojo, puede ser la mejor prueba del delito. El traumatismo directo o indirecto al cráneo puede afectar al cerebro y al ojo con la presencia o no de signos de violencia. La manifestación más común del abuso es la hemorragia de la retina que se ve en el 75% de las víctimas del abuso físico infantil. Y no tiene que haber un golpe evidente, porque los movimientos bruscos de aceleración y desaceleración ejercidos sobre el cuerpo del niño, como en el caso del “niño sacudido”, también pueden producir la hemorragia.  

Cuando un niño que estaba sano, sin haber sufrido un accidente, llega a la emergencia en estado de conciencia alterado,  y que además, los padres no pueden explicar claramente el hecho, debe ser sospechoso de abuso físico. En todo caso, es obligatorio llamar al especialista, preferiblemente al oftalmólogo pediátrico, que es el profesional con calidad para dar una descripción clínica y detallada de la salud ocular del niño. Y, si encuentra una hemorragia, es quien puede informar el tipo, localización y magnitud de la misma. Ante la sospecha de abuso, se estará en la obligación de reportar el caso a la autoridad encargada de protección al menor.

La hemorragia de la retina ha sido reconocida como un indicador de trauma craneal, y aunque hemorragias leves y moderadas pueden verse en el niño por distintas causas, todos los estudios y evidencias clínicas indican, que la hemorragia retiniana aguda y severa en niños previamente sanos, son un indicador de abuso físico infantil, aunque no exista un traumatismo craneal evidente.

En conclusión: el médico de emergencia y de atención primaria que sospeche abuso físico infantil, deberá pedir de inmediato una consulta oftalmológica. Y, si un niño menor de 5 años fallece en circunstancias no claras con iguales sospechas, el examen ocular también es mandatorio, porque puede arrojar datos sobre dicho abuso y así, poder establecer responsabilidades.

REFERENCIA: Cindy W. Christian and cols. “The eye in the evaluation of child abuse”. Pediatrics, august/2018. Volume 142/ISSUE 2. AAP. Clinical Report.

Dr. Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana

miércoles, 22 de agosto de 2018

Rejuvenecimiento vulvovaginal o publicidad engañosa


Es cierto, con la edad, la piel y los tejidos pierden su concentración de colágeno y elasticidad. Lo que no es cierto y que a muchas mujeres se les ha hecho creer es, que con el “rejuvenecimiento” vulvovaginal, van a recuperar su vida sexual plena.  Tampoco se les dice las secuelas que pueden sufrir y que no hay evidencias médicas que respalden los resultados que se pretenden obtener. Tampoco se les dice, que no existe la uniformidad anatómica, que las vaginas y las vulvas no son feas o bonitas y, que hay tantos tipos de vaginas y vulvas como mujeres hay sobre la tierra.

Muchos especialistas advierten sobre las llamadas “terapias rejuvenecedoras “porque han producido quemaduras, cicatrices, dolores recurrentes e intensos en una de las partes más sensibles y con más terminaciones nerviosas de la mujer. Algunas de estas terapias prometen curar afecciones relacionadas con la menopausia, incontinencia urinaria y unas mejores relaciones sexuales. “Estamos profundamente preocupados de que las mujeres puedan salir perjudicadas por estos tratamientos” (FDA). En los EE.UU. este tipo de terapia se ha vuelto muy popular y la FDA ha prometido tomar medidas si continua la “publicidad engañosa” de un procedimiento peligroso que no tiene beneficios comprobados”.

En el Reino Unido, cirujanos comparten la opinión de la FDA. “Ha habido un aumento exponencial en el interés por la salud y el bienestar sexual de las mujeres, pero siempre, desde una perspectiva educativa y confidencial, no como una terapia comercial y engañosa”, Paul Banwell, cirujano plástico y miembro de la Asociación Británica de Cirujanos Plásticos y Estéticos.
“Estas terapias, no son la solución a los problemas que puedan experimentar las mujeres sobre su salud sexual. Si las mujeres están preocupadas por la apariencia y funcionalidad de su vagina, deberían hablar con su profesional sanitario” (Vanessa Mackay médico del Real colegio de Obstetras y Ginecólogos del Reino Unido). Esta organización recomienda, que si las mujeres quieren mejorar la fortaleza y función de su vagina, que hagan ejercicios diarios dirigidos por su médico, y así, fortalecer los músculos de su piso pélvico. Una estrategia conocida con evidencias de buenos resultados y sin secuelas.

REFERENCIA: BBC Mundo. Agosto 10/2018.

Dr. Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana



miércoles, 15 de agosto de 2018

Efectos del Alcohol durante la Lactancia


Desde los inicios de los años 70´s se conocen los efectos del alcohol sobre el feto con la publicación del síndrome alcohólico fetal: Niños con cabezas pequeñas, frente amplia, nariz corta, ojos parecidos a los del síndrome de Down y un hallazgo constante: el retraso mental.

Por otra parte, hasta la fecha no conocíamos estudios sobre el efecto del alcohol después del nacimiento si la madre lo ingiere en el período de amamantamiento. Incluso, se aceptaba que el consumo limitado de alcohol era compatible con la lactancia materna.

Gibson y Porter autoras de un interesante e importante estudio encontraron una asociación entre el consumo de alcohol por la madre que amamanta y efectos negativos en el desarrollo, con deficiencias en la habilidad para el razonamiento abstracto cuando el niño alcanza los 6 a 7 años. Estos hallazgos no sorprenden si tomamos en cuenta los efectos dañinos que puede producir el alcohol en un cerebro en rápido desarrollo y, por el hecho de que la concentración de alcohol en la leche materna, es la misma que la de la sangre de la madre 30 a 60 minutos después de haberlo ingerido y, porque el lactante metaboliza el alcohol con mucho más lentitud que el adulto.

“No hay razones para pensar que los daños del alcohol se limitan solo al periodo prenatal si consideramos modelos animales que expuestos a sus efectos, desarrollan cambios cerebrales cognitivos y del comportamiento”.

Así como desconocemos cuál es la concentración de alcohol capaz de producir el síndrome alcohólico fetal, tampoco sabemos cuál es la cantidad mínima que va a producir daños cerebrales en el niño cuya madre toma alcohol mientras lo amamanta. Entonces, la recomendación es, que la mujer no tome ninguna cantidad de alcohol si está embarazada o si esta lactando.

Esta recomendación parecería no tener sentido en un país donde solo  4 a 5 madres de 100 amamantan a su hijos. Pero, debemos ser optimistas y pensar que éste panorama deberá cambiar. Y, si no cambia, vaya el mensaje y nuestro aplauso a las madres que obviando todos los obstáculos que nuestro medio les ofrece, deciden amamantar a sus hijos.


Dr. Marcos Díaz Guillén
Pediatra-Neonatólogo
Santo Domingo, República Dominicana

REFERENCIA: Pediatrics, August/2018, Volume 142/ISSUE 2

miércoles, 8 de agosto de 2018

Peligro de los envases plásticos en los niños


Si creemos que solo los ríos, mares y océanos están contaminados por los desechos plásticos, estamos equivocados. Niños y adultos estamos contaminados. Micro moléculas de ftalatos y Bisfenol A (BPA) presentes en biberones, botellas y otros envases plásticos pasan a través de los alimentos a nuestro organismo donde se acumulan de por vida. Dichas moléculas, se asocian a trastornos hormonales y del desarrollo, y a mayor riesgo de obesidad, asma, alergias, diabetes infantil y cáncer. En los mares y océanos del mundo hay más de 100 millones de toneladas de plásticos que pueden durar 200 años flotando. Para darle flexibilidad y resistencia, la industria le añade al plástico aditivos que con el calor se van desprendiendo matando a millones de aves y  animales marinos.

Científicos de la Universidad de California en San Francisco aplicando un método novedoso de escaneo,  encontraron decenas de sustancias químicas conocidas como E.O.A. (Environmental Organic Acids) en la sangre de mujeres embarazadas que incluyen  al Bisfenol A (BPA) cuya estructura química es similar a algunas hormonas humanas, lo que significa, que pueden interferir en el sistema endocrino del feto; ésta investigación fue publicada en “Environmental Health Perspectives Journal”. Declararon además, que algunos de los químicos nunca antes habían sido encontrados en la mujer embarazada incluyendo a dos sustancias que se relacionan con defectos genéticos, daños fetales y cáncer. Lo preocupante es, que aditivos que antes fueron declarados como inofensivos por las organizaciones reguladoras y defensoras de la salud pública, hoy se sabe son muy peligrosas. 

Un grupo grande de expertos del mundo (67, 000 pediatras) recomiendan: priorizar el consumo de frutas, vegetales y alimentos frescos, evitar carnes procesadas principalmente en el embarazo, no meter plásticos al microondas y al lavaplatos (efecto calor), preferir utensilios de cristal o acero inoxidable, revisar los códigos de los envases plásticos y rechazar los códigos 3-6 y 7, lavado de las manos antes de manipular los alimentos, y lavar las frutas que no requieran ser peladas.

La sociedad global está obligada a volver a sus orígenes, a lo simple y elemental. A eliminar los aditivos de los alimentos, y a clausurar la industria del plástico. Por la salud de nuestros ríos, mares y océanos, y la salud de la sociedad misma.

Dr. Marcos Díaz Guillén
Pediatra-Neonatólogo
Santo Domingo, República Dominicana

REFERENCIA: “Chemicals in Food may harm Children, Pediatricians´ Group Says”. By Roni Caryn Rabin, July 23/2018. New York Times.

miércoles, 1 de agosto de 2018

Deficiencia de Vitamina K en Recientes Nacidos


El sangrado del recién nacido por deficiencia de vitamina K puede aparecer a las 24 horas después del nacimiento y hasta 2 a 4 semanas más tarde si al niño no se le inyectó una dosis de ésta vitamina. El niño tiene niveles bajos de vitamina K al nacer, porque ésta vitamina se moviliza con dificultad a través de la placenta, y porque las bacterias que ayudan a producirla no están presentes en buena cantidad tempranamente en el intestino del recién nacido. La vitamina K  es un factor de la coagulación.

La hemorragia por deficiencia de vitamina K es una condición facilmente prevenible. En nuestro país los pediatras la inyectamos de rutina al momento del nacimiento sin pedir ningún consentimiento. Es una práctica que recomendó la Academia Americana de Pediatría desde el año 1961 que hizo desaparecer el “sindrome hemorrágico del recién nacido” responsable de invalidez y muerte debido a hemorragias intracraneales y a otros niveles.

Entre febrero y septiembre/2013 se confirmaron 4 sangrados tardíos por deficiencia de vitamina K en el hospital de niños de Nashville, Tennessee, EE.UU., ¿Por qué una condición que no veíamos en la práctica pediátrica vuelve a reaparecer? porque en algunas culturas los padres tienen el derecho a  decidir con sus hijos incluso sobre asuntos que ellos ignoran, muchas veces, influenciados por información poco confiable que los llevan a rechazar practicas medicas correctas. No hay dudas, que el comportamiento y  conducta de esos padres son raras y pueden resultar peligrosas. Por ejemplo, el 82% de los padres que se oponen a la inyección de la vitamina K en los EE.UU. también se oponen a la profilaxis (gotas en los ojos) para evitar la oftalmía gonocócica  del recién nacido y a la vacunación de sus hijos con la reaparición de enfermedades ya erradicadas.

En conclusión: es bueno que los padres indaguen y pregunten. Que lean, pero que no crean todo lo que  leen. Que compartan sus inquietudes con el pediatra y que éste, esté lo mejor informado posible, preparado para disuadir no para atacar. Para orientar a los padres respecto a qué es lo mejor para la salud y bienestar de sus hijos.

Dr. Marcos Díaz Guillén
Pediatra-Neonatólogo
Santo Domingo, República Dominicana

REFERENCIA: This Infant Disease was eradicated. Now is back. Why? F. Perry Wilson MD, MSCE. July 20/2018. MedPage Today.