jueves, 14 de marzo de 2019

El Deporte Infantil


El deporte fomenta la colaboración en la búsqueda de un fin común y evita el individualismo.  Con su práctica, se desarrollan en el niño sus capacidades motrices, afectivas, cognitivas y sociales.  Recordando siempre a los padres y entrenadores que el deporte es una actividad que el niño debe disfrutar. Y que, en el caso de los más pequeños, el aspecto competitivo deberá llegar un poco más tarde.

He participado en debates en los que algunos padres no ven con claridad que sus hijos participen en competencias deportivas, porque cuando pierden según ellos, sufren grandes frustraciones. Y yo soy de los que cree que esos momentos son una de las mejores enseñanzas que el deporte nos aporta. Porque la vida es eso, ganar y perder; y, en nuestro rol de padres, debemos enseñar que también nosotros ganamos y perdemos en la vida y que esas experiencias son las que nos han hecho crecer.

Algunos padres antes de las competencias nos ponemos ansiosos, nos creamos falsas expectativas respecto a nuestros hijos, y ese estado de ánimo lo transmitimos al niño y pensamos que el deporte es el culpable. Porque no hemos aprendido, que las metas (medallas y trofeos) deben ser un compromiso del niño y su entrenador en base al desempeño y al trabajo realizado.


El deporte trae consigo una mejor salud física y mental, algo reconocido desde hace años por los médicos, educadores y psicólogos. El niño que hace deporte mantiene mejor su peso corporal, reduce las posibilidades de padecer enfermedades cardiovasculares, fortalece sus músculos, huesos y articulaciones y su autoestima. Reduce al mínimo el estrés y la depresión males tan comunes entre nuestros jóvenes, precisamente, en aquellos que viven una vida sedentaria.

El deporte competitivo y de equipo, favorece el desempeño en nuestra vida cotidiana fomentando valores como la responsabilidad, la cooperación, disciplina, el respeto y la tolerancia. Elimina las diferencias y rompe las barreras culturales. Y, pone de lado la discriminación social, étnica y religiosa. Por lo tanto, no debe haber temor en que nuestros hijos hagan deporte competitivo, a que ganen y pierdan. Porque les habremos dado la oportunidad de ser mejores ciudadanos, los que aprendieron a ganar y a perder con humildad y elegancia.

Marcos Díaz Guillén
Pediatra - Neonatólogo
Santo Domingo, República Dominicana


miércoles, 6 de marzo de 2019

Alergias Alimentarias en los Niños: Nuevas Recomendaciones

Foto © CDC.gov

Los pediatras antes recomendábamos a las mujeres embarazadas, a las que estaban amamantando y a sus hijos en su primer año de vida, a no ponerse en contacto con alimentos capaces de producir alergias tales como el maní, huevo, nueces, cítricos, chocolate, soja, mariscos y pescado. Esta práctica ha quedado atrás porque se ha demostrado que no eliminaba las alergias alimentarias en el niño.  Hoy, a la luz de la evidencia científica, lo que se recomienda es ofrecer al niño desde los 4-6 meses pequeñas raciones de esos alimentos, lo cual va a favorecer a que más adelante desaparezcan las probabilidades de hacer alergia a esos productos.

Rachel Peters, PhD, del Murdoch Children´s Research Institute de Parkville, Australia, en la última reunión anual de la Academia Americana de asma, alergia e inmunología, presentó una casuística de 5,300 niños diagnosticados con alergia alimentaria a la edad de un año afirmando que la alergia al huevo en los niños rara vez alcanza a los 6 años de edad, y que la alergia al maní desapareció a esta edad en cerca de un tercio de los casos. Entre los niños cuya alergia al maní se confirmó al año, ésta no estaba presente en el 31% de los casos, y, la alergia al huevo, se había resuelto en el 89% de los casos cuando los niños fueron reevaluados 5 años después.  

Los científicos del Reino Unido son pioneros en esta nueva tendencia, observando que la alergia al maní, huevo y otros alimentos se puede prevenir incluso en aquellos niños con un fondo alérgico importante.  Observaron que a los que se les ofreció tempranamente estos productos, tuvieron menos probabilidades de producir alergias alimentarias a los 5 años de edad comparados con aquellos a los que no se les ofreció.  Sin embargo, advierten que hay que ser cuidadoso con los niños que desarrollan alergias severas al maní en su primer año de vida porque podrían no beneficiarse de esta práctica y que en el complicado campo de las alergias infantiles la dieta es solo uno de los factores a tener en cuenta.

Dr. Marcos Díaz Guillén
Pediatra - Neonatólogo
Santo Domingo, República Dominicana



FUENTE: “Insights Into Course of Childhood Food Allergy” Peters R. et al. Salynn Boyles, contributing writer. Medpage, february 26, 2019.

domingo, 3 de marzo de 2019

Culebrilla o Herpes Zoster


La culebrilla, también conocida como herpes zoster, es causada por el virus varicella-zoster que produce la varicela. Después que alguien ha padecido la varicela y se ha recuperado, el virus permanece dormido o inactivo en su cuerpo.  Por razones no del todo conocidas, años o décadas después, el virus puede reactivarse y aparecer en forma de culebrilla. Si el niño recibió la vacuna de la varicela, de adulto no va a padecer la culebrilla, porque para padecer esta complicación, antes hay que haber padecido la infección por varicela.

Quienes la han padecido describen el malestar producido por la culebrilla como una inflamación que se acompaña de un dolor lacerante, persistente, ardiente y punzante, es como una descarga eléctrica insoportable. Y, como la enfermedad sigue el trayecto de los nervios periféricos, cuando afecta los nervios cercanos al ojo puede ser causa de ceguera.  Esta complicación puede producir, además, ansiedad, depresión, perdida del apetito y de peso. También, dificultad para concentrarse o interferir en las actividades normales como asearse, vestirse y ausentismo laboral. Es una situación desesperante que se puede prevenir vacunando al niño para evitarle la infección por varicela y, aplicando al adulto la vacuna Shingrix antes de que aparezca en él el herpes zoster o culebrilla.

Una de cada tres personas puede adquirir la culebrilla en algún momento de su vida y el riesgo es mayor a medida que vamos envejeciendo.  Los CDC recomiendan vacunar a los niños contra la varicela y a los adultos que no la han padecido también. Que todo adulto sano de 50 años o más reciba dos dosis de Shingrix (vacuna contra el herpes zoster que aún no está disponible en nuestro país) porque tiene una cobertura y protección de un 90%. Y es que las vacuna a pesar de sus detractores, son uno de los saltos más grandes que ha dado la comunidad científica mundial cuando hablamos de prevención de enfermedades en salud pública.

miércoles, 20 de febrero de 2019

La vieja escuela: la que nos enseñó escribir a mano


En la era de la tecnología, es un contrasentido pedir echar a un lado la laptop o la tableta. Pero sí tiene sentido pedir, que no olvidemos la vieja escuela, la que nos enseñó escribir a mano. Que el niño aprenda a tomar sus notas mano y, que en su momento, se involucre con el teclado.

  El niño necesita tener contacto con el lápiz. Así, va a desarrollar y adquirir una buena destreza con sus manos, a reconocer y escribir sus primeras palabras, incluyendo su propio nombre. Perfeccionará su motricidad fina y adquirirá una buena coordinación cerebro-ojos- manos. Sería un grave error que se salte este proceso de escritura a mano obligándole a que solo use el teclado.

“Escribir a mano requiere de un mayor esfuerzo cerebral, que será compensado con una mejor asimilación y retención de los conceptos. Esto es posible,  debido a la retroalimentación de la actividad motora de los movimientos que hacemos al escribir a mano que dejan una memoria en la parte sensorial y motora de nuestro cerebro” (estudio universidad de Indiana EE.UU).

Joaquín Valls, grafólogo y economista catalán afirma: “Sumar sin calculadora y escribir a mano siguen siendo habilidades necesarias para mantener nuestro cerebro en forma. Lamentablemente, en los EE.UU. y otras latitudes, ya hay generaciones de niños que no escriben casi nunca a mano y las consecuencias han sido graves”.

“Podemos hacer un ejercicio y, pedirle a un niño que escriba a mano un listado de cosas y a otro, que lo haga en su laptop y comprobar después, que el que escribió a mano recuerda mejor lo escrito”. Estudios en universidades reconocidas han demostrado que los estudiantes que tomaron  notas a mano escribieron menor número de palabras que los que lo hicieron en el computador, pero que hicieron mejores exámenes, y recordaban mejor los conceptos.

La nueva tecnología en la enseñanza debe llegar a tiempo a la escuela y al hogar, pero no tan temprano que le impidan al niño desarrollar una buena escritura a mano.  Porque aprender solo con el teclado, puede interferir con un mejor desarrollo cerebral y cognitivo del niño. Los adultos, alguna que otra vez, deberíamos darnos la oportunidad de escribir a mano alguna que otra cosa.

Dr. Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana.

miércoles, 13 de febrero de 2019

Hantavirus








Doctor, he oído de muchas muertes por Hantavirus. ¿Es un virus nuevo? ¿Existe en nuestro país?  El género Hantavirus pertenece a la familia Bunyaviridae, y su nombre se debe a que se aisló por primera vez cerca del río Hantaan en el sur de Corea. Otros virus muy similares se han aislado en Seúl, Dobrava y Puumala, distribuyéndose ampliamente en los continentes asiático y europeo donde producen una severa fiebre hemorrágica con daño renal.  Existen distintos tipos, y cada Hantavirus, tiene un huésped roedor específico y, las manifestaciones clínicas en el ser humano, pueden ser distintas en distintas regiones geográficas. En el continente americano, se manifiesta con igual severidad, pero como un síndrome de insuficiencia pulmonar aguda.

Para el Hantavirus no hay una vacuna ni tratamiento específico, y en sus inicios, se presenta como un síndrome gripal. Se adquiere a través de la saliva, orina o heces de unos tipos de ratones silvestres, aunque en Sur América se han reportado algunos casos sospechosos de haberse transmitido de persona a persona.

El Hantavirus no es nuevo. Existen pruebas y estudios fósiles realizados en roedores en América del Norte que hablan de su existencia desde hace 20 millones de años. El reservorio natural del virus son unos ratones silvestres que viven en madrigueras, debajo de los troncos y en nidos que hacen en el suelo desde donde penetran a las casas de trabajadores del campo o de excursionistas que duermen en casas de campaña.

El síndrome pulmonar por Hantavirus, es una enfermedad grave con una alta mortalidad, y es la forma de presentación del virus en el continente americano. Al día de hoy, que sepamos, no existen reportes de Hantavirus en el país. Sin embargo, en los EE.UU., se conocen casos desde el año 1998.  En Argentina, comunidades han sido declaradas en cuarentena por brotes de éste virus, y en Chile, se reportaron 963 casos entre 1993-2015 con una mortalidad entre el 30%-50%. Muchos casos se siguen reportando en Brasil, Colombia, Ecuador, Uruguay, Panamá, Paraguay, Bolivia y Venezuela, lo que convierte a éste virus en un problema serio de salud pública en esos países, y una amenaza real para Centro América y el Caribe.

Dr. Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana.







miércoles, 6 de febrero de 2019

Sarampión: brotes hasta en países desarrollados. ¿Por qué ?



“El sarampión, es una enfermedad sumamente contagiosa, si usted no está vacunado y permanece en una habitación con alguien infectado, en más del 90% de los casos, se contagiará. Y, una manera de evitarlo es, con dos dosis de la vacuna triple viral: sarampión, rubeola, papera” (CDC).

El 29 de enero/2019 los oficiales sanitarios del Estado de Washington declararon “situación de emergencia” por el desarrollo de un brote de sarampión en el condado de Clark, al norte de Portland, Oregon. 35 casos confirmados con 11 casos más sospechosos de sarampión, en su mayoría niños por debajo de los 10 años no vacunados. Actualmente, 349 casos de sarampión han sido confirmados en 26 Estados y la capital de los EE.UU. un país que en el año 2000, había declarado erradicada dicha enfermedad. En Europa, se reportaron 365 casos en el 2018 con 35 muertes, y nuevos brotes se anunciaron en Francia, Grecia, Italia y Rumanía. ¿Por qué? por la propaganda de personas y organizaciones antivacunas que a pesar de la evidencia científica que ha demostrado que las vacunas ha sido el salto más grande que ha dado la humanidad respecto a la prevención de enfermedades; han influenciado en muchas personas y  grupos religiosos que han dejado de vacunar a sus hijos. Y, ahí están los resultados. Enfermedades que habían sido erradicadas, ahora están reemergiendo.

Los CDC definen la “erradicación “como la ausencia de transmisión de una enfermedad por el virus que había sido endémico en un área geográfica determinada, tales como un país o una región por 12 meses o más, siempre que exista un buen registro de vigilancia. Lo que han conseguido países que vacunan permanentemente a su población, no a modo de operativos ocasionales.

Gracias al descubrimiento y aplicación de las vacunas, los pediatras de nuevas generaciones no están familiarizados y tienen dificultad para diagnosticar enfermedades como el sarampión, rubeola, tosferina, polio, difteria y muchas otras. Y, debido a la propaganda antivacunas, familias en el mundo lamentan la muerte o discapacidad de sus hijos.

En conclusión, a los grupos antivacunas debo recordarles, que enfermedades como el sarampión y muchas otras, han sido erradicadas donde hay una buena cobertura vacunal. Desearles, que nunca un familiar suyo sea mordido por un animal con rabia. Y si sucediera, que no duden en ponerle eso que ellos pretenden desacreditar: la vacuna.

Dr. Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana.


miércoles, 30 de enero de 2019

El niño zurdo: razones para no cambiarlo


La mayoría de los padres y maestros son conscientes del error  que es obligar al niño que usa su mano izquierda a que use la derecha, y quizás, no saben por qué.

El cerebro humano se desarrolla para que un hemisferio cerebral sea el dominante, de ahí, que el  niño se decida por usar su mano, ojo, oído y pie derechos, y un 15% a 20% su lado izquierdo, en ambos casos, es normal. Si el hemisferio cerebral dominante es el izquierdo, el niño será derecho, y si por el contrario, el hemisferio cerebral dominante es el derecho, el niño será zurdo, es lo que se conoce como lateralidad  cruzada completa. Si este proceso se interrumpe, no se completa el desarrollo neurológico y como consecuencia, a los 6 o 7 años de edad, pueden aparecer  problemas en el aprendizaje y la lectura. Porque el hemisferio cerebral dominante, es el que asume las funciones del lenguaje. De ahí, la importancia de no alterar una adecuada lateralidad cerebral obligando al niño a ser derecho cuando su cerebro le está ordenando que sea zurdo.

Si observamos al niño, antes de éste cumplir su primer año no ha desarrollado su lateralidad cerebral. Esto, lo consigue con el tiempo y sus experiencias de vida, y es por ello, que en sus primeros meses es ambidiestro y su lenguaje muy rudimentario. Muchos de los problemas de lectura los encontramos en niños a los que se les ha restringido arrastrarse o gatear, se les ajustan zapatos sin todavía saber caminar y, con un andador, pretender acelerar un proceso que deberá llegar más tarde. Se les coarta su desarrollo, si se les obliga a usar el lado derecho de su cuerpo cuando su cerebro les está ordenando lo contrario.

Si no permitimos que una de las mitades del cerebro se haga dominante, no se completará un desarrollo cerebral adecuado. Los impulsos y estímulos no serán manejados por un solo hemisferio, y la habilidad cerebral se verá afectada. Se producirá en el niño una lateralidad cerebral mixta que se manifestará con problemas de lectura, de orientación espacial, de la escritura, dislexia y en algunos casos tartamudez.  

REFERENCIA: “Lateralidad Cerebral de los niños: dificultades en el colegio”.  Beatriz Bengoechea, Psicóloga – Psicoterapeuta. hacer familia/educación.

Dr. Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana