martes, 3 de diciembre de 2019

Vacunas: solución a la resistencia bacteriana


Vacunas: solución a la resistencia bacteriana.
La introducción de la penicilina en la década de 1940 permitió el tratamiento exitoso de enfermedades hasta ese entonces mortales. Sin embargo, la resistencia a la penicilina se comenzó a observar en Sudáfrica a partir de 1977 la que se diseminó a nivel mundial obligando a la industria farmacéutica a buscar nuevas alternativas terapéuticas a las que las bacterias ya son resistentes.

El desarrollo de los antibióticos, los antivirales y los medicamentos contra la malaria y la tuberculosis, son algunos de los grandes éxitos de la medicina que están llegando a su fin. Porque la resistencia bacteriana es cada día mayor y que nos amenaza con devolvernos a los tiempos en que no podíamos tratar las enfermedades más comunes.

Las vacunas, salvan 5 vidas cada día y evitan entre 2 y 3 millones de muertes cada año. Debido a la propaganda antivacunas y a otras inconsecuencias humanas, este año se han reportado 2, 927 casos de sarampión en distintos países. Hemos olvidado que por la vacuna se erradicó la viruela, y que este año solo se han reportado 88 casos de poliomielitis en el mundo, enfermedad que mató o dejó en discapacidad a cientos de miles de niños antes que aparecieran las vacunas antipolio. Se espera que para el año 2035 Australia sea declarado el primer país sin cáncer del cuello uterino, porque desde que se comercializó la vacuna contra el virus del papiloma humano, ese país está vacunando a todos sus niños y niñas antes que inicien relaciones sexuales.

A todo lo dicho hay que agregar, que las vacunas se vislumbran como la solución a la resistencia de las bacterias a los antibióticos. En los países que su población infantil y adulta no está vacunada o lo está parcialmente, la mayoría de sus individuos son susceptibles de infectarse obligando al uso muchas veces indiscriminado de los antibióticos, lo que favorece la resistencia de las bacterias a esos medicamentos. Desde que se amplió el programa de inmunizaciones y se introdujo en el mundo las vacunas contra el neumococo y el Hemophilus Influenzae tipo B, hemos dejado de ver la gran cantidad de niños con neumonías, meningitis y otitis media que asistían a nuestras emergencias. Se han prevenido muchas enfermedades y, se ha reducido el uso de antibióticos. Una contribución más de las vacunas, esta vez como factor de reducción de la resistencia bacteriana.

Dr. Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana.







jueves, 21 de noviembre de 2019

Calentamiento global y calentamiento social


Oí esta expresión a un distinguido colega ecuatoriano cuando ofrecía una de sus conferencias en el Vaccine Summit/2019 celebrado recientemente en la ciudad de Panamá.

Para entender el calentamiento global del planeta producto entre otras cosas de la industrialización y la deforestación, no hay que ser un experto. Basta con observar la cantidad y magnitud de los huracanes, las olas de calor, grandes sequías y más crudos inviernos, el derretimiento de los glaciares, la desaparición de especies y los desastres en la agricultura. Producto de ese desequilibrio planetario, el Servicio Europeo del Cambio Climático Copernicus, ha declarado al mes de octubre/2019 como el mes más caliente jamás registrado en el mundo.

A la par con ese fenómeno, se está produciendo en el mundo un calentamiento social, que es consecuencia de las grandes desigualdades e injusta distribución de las riquezas y la falta de oportunidades para la mayoría de las personas. Que explica, aunque no lo entendamos, los hechos violentos que con un gran apoyo popular se están produciendo en países como Chile y muchos otros.

Uno de cada 10 niños nacidos en un país pobre morirá antes de cumplir los cinco años en la mayoría de los casos por alguna enfermedad prevenible, y, el 1% de la población, acapara el 90% de la riqueza que genera el resto de la población mundial.

Oxfam, en la celebración del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, aprovechó y publicó su informe preliminar “El trabajo no la riqueza” en el que saca a relucir el otro lado del dinero. Aquel que demuestra que el 50% más pobre de la población, 3, 700 millones de personas, no se benefició en lo más mínimo del crecimiento y la riqueza mundial de que se nos habla.

El calentamiento global que es una realidad, junto al calentamiento social que es la otra realidad de que nos hablaba el Dr. Marcelo Aguilar de Ecuador, se manifiesta en la situación de salud que viven nuestros pueblos. Hombres, mujeres y niños que siguen enfermando y muriendo por las mismas causas que enfermaban y morían hace décadas.

Lo que sufre hoy la humanidad es producto de las acciones equivocadas del hombre. Ese mismo hombre, tiene en sus manos la solución si es que honestamente se desea un mundo mejor para nuestros hijos y nietos.

Dr. Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana.



domingo, 17 de noviembre de 2019

Escuela y familia: lo que deben enseñar


La escuela y el colegio nunca podrán sustituir a la familia, pero son sus mejores aliados en la educación de nuestros hijos. Aprender algebra, la raíz cuadrada de un número o saber que la capital de España es Madrid de poco sirve a nuestros niños. Porque la tarea fundamental de la familia y la escuela debe ser, lograr que el niño llegue a ser un ciudadano autónomo, autosuficiente y feliz. No importa lo que hayamos aprendido, si carecemos de lo esencial:  convivir de manera civilizada, en relación armoniosa con los demás, a respetar el derecho ajeno y a cumplir con nuestros deberes. A respetar y amar al planeta y al medio ambiente, haciendo de la verdad, la honestidad y la justicia, del trabajo y la solidaridad nuestro estilo de vida.

Lo peor que le pudiera pasar a nuestra juventud y a nuestra sociedad es, que la escuela, el colegio, la familia y las universidades, estemos formando buenos profesionales y a malas personas. Porque “jamás una mala persona podrá ser un buen profesional” (Howard Gardner), no importan los lauros o la calidad de la institución que le otorgó el título.

Al niño de hoy, debemos enseñarle a buscar las soluciones a sus pequeños problemas, a desarrollar sus propias competencias, para que pueda después, resolver los conflictos de la sociedad que le tocará vivir. Enseñarle a ver la realidad desde diferentes ángulos y a ver las distintas soluciones para un mismo problema. A ceder, a ser menos egoísta, a ponerse en el lugar del otro. Y, lo estaremos preparando para una existencia más placentera y saludable, a formar parte de una sociedad más equilibrada, a ser una persona feliz, que debe ser objetivo fundamental, mucho más importante que proporcionarle un título.

Independientemente de nuestras creencias, a nuestros hijos, debemos enseñarles a fortalecer y alimentar su espiritualidad, a practicar la meditación. A orar si se es creyente. A ser agradecidos. A disfrutar la naturaleza y la actividad física, la música y otras artes, el teatro y la pintura, los museos y el buen cine, la historia, la poesía y la literatura. Y estaremos sentando las bases para mejores personas y un mejor país. Tampoco se trata de una utopía. Porque todo eso está a nuestro alcance. Solo que no lo queremos ver o hemos perdido la capacidad de ver lo que antes veíamos.

Dr. Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana.










jueves, 31 de octubre de 2019

Amenazas para la salud 2019



Está terminando el 2019 y recordamos las advertencias que para este año hacía la OMS sobre las principales amenazas que para nuestra salud debíamos enfrentar. Aunque hay cada día más conciencia en la gente, los políticos y líderes del mundo no están escuchando y solo les preocupa sus asuntos particulares.

Contaminación del aire y el cambio climático: nueve de cada diez personas respiramos aire contaminado cada día. Para el año 2019 la OMS advertía que la contaminación del aire sería el mayor riesgo ambiental para la salud.

Enfermedades no transmisibles: enfermedades como la diabetes, asma, hipertensión arterial, el cáncer y las enfermedades cardiacas son las responsables de más del 70% de todas las muertes que incluye a 15 millones de personas que mueren entre los 30 y 69 años.

Pandemia global de influenza: el mundo tendrá que enfrentar otra pandemia de influenza, aunque no se sabe cuándo y qué tan grave será, y parecería que no escuchamos.

Resistencia antimicrobiana: El uso indiscriminado de los antibióticos y medicamentos en general sin que se tomen medidas serias y permanentes al respecto, es una amenaza tal, que pronto volveremos a los tiempos en que no disponíamos de medicamentos para tratar las enfermedades más comunes.

Ébola y otros patógenos: en el año 2018 la República Democrática del Congo sufrió dos brotes de ébola en zonas poco pobladas que se extendieron a grandes poblaciones en conflicto donde la ayuda médica no pudo llegar. Imaginemos la catástrofe que se produciría si este y otros virus y bacterias surgieran en los países que hoy están en conflictos civico-militalres.

Débil atención primaria de salud: el origen de la gran mayoría de las enfermedades que padecemos los países subdesarrollados se debe a una inexistente voluntad política de los gobernantes para prevenir las enfermedades: ausencia de agua potable en la mayoría de los hogares, pobre cobertura vacunal, políticas débiles de lactancia materna, asuntos que son obligación de los Estados y no de particulares. El dengue y otras enfermedades transmitidas por vectores, la malaria, la tuberculosis, el HIV y muchas otras.

El nivel educacional bajo de la población mantenido por decenios, el desinterés por hacer las cosas bien, los altos niveles de corrupción e impunidad, las desigualdades e injusticias acumuladas junto a las amenazas que nos recordaba la OMS, son el origen de la inconformidad e indignación de la sociedad actual.

REFERENCIA: OPS/OMS: Las 10 amenazas principales a la salud en 2019.

Dr. Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana.

 






jueves, 24 de octubre de 2019

Reanimación Cardio Pulmonar ( RCP )


Cada día son más los países que se preocupan porque sus habitantes adquieran las destrezas básicas en RCP y nosotros no podemos quedarnos atrás. Son muchas las vidas que podemos salvar. Son cada día más los lugares públicos: cines, aeropuertos, supermercados, colegios y universidades que preparan a su gente y disponen de un desfibrilador portátil de fácil manejo.

La persona que sufre un paro cardiaco cae al suelo, a veces inconsciente, y alguien con los conocimientos básicos de lo que debe hacer, puede salvar su vida comenzando por colocar a la persona en un lugar seguro, sobre una superficie firme, verificar si está consciente o no, conservando la calma y asegurándose de que alguien pueda ayudarle llamando al 911. Y, si no responde, entender que está inconsciente, en paro cardiaco y de inmediato comenzar a hacer las compresiones sobre el tórax del paciente que en el adulto es la parte más importante.

 Existe la RCP neonatal que difiere de la RCP del adulto y que también puede salvar muchas vidas en nuestras maternidades públicas y privadas cuando todos los pediatras que reciben niños se capaciten en estas tareas. Para ello, existe un proyecto nacional para capacitar a todos los pediatras del país que reciben niños. Es una disposición oficial que en los próximos días deberá entrar en vigencia.

La Sociedad Dominicana de Pediatría (SDP) y el Ministerio de Salud Pública (MSP) estarán firmando en estos días una resolución para certificar a los pediatras en ejercicio, y así nuestros niños cuenten con las garantías de una resucitación neonatal correcta si al nacer necesitasen de ella y, solo el pediatra que haya sido certificado SDP-MSP será reconocido oficialmente para aplicar dicho procedimiento.

La SDP con el soporte de expertos de la Academia Americana de Pediatría capacitó a un grupo de nuestros profesionales en RCP neonatal y, nos comprometimos a ser multiplicadores trabajando en las 17 filiales que tenemos en todo el territorio nacional capacitando a todos nuestros asociados. Porque esta es una una manera de ayudar a disminuir los índices de muertes neonatales que en nuestro país aún están muy altos.

Dr. Marcos Díaz Guillén
Pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana.



lunes, 21 de octubre de 2019

La gripe: una enfermedad a tomar muy en cuenta


La gripe: hay que tomarla en serio
En las últimas semanas hemos visto algunos casos de gripe o influenza A con cierta frecuencia, y, aunque no tenemos evidencias de que estemos ante un brote, debemos tomarlo en serio, ya que desde hace algunos años la OMS nos está advirtiendo de que “no sabemos cuándo, pero en algún momento en alguna parte del mundo, va a originarse una gran epidemia de gripe”. Esta misma organización en marzo de este año presentó la estrategia 2019-2030 para proteger a las personas de todos los países de la amenaza que representa esta enfermedad. Los objetivos son, prevenir la gripe estacional, evitar que la enfermedad se propague de los animales a las personas y prepararnos para la próxima epidemia de gripe.

La vacuna para este año aún no nos ha llegado, pero desde que llegue, debemos vacunarnos, porque si bien es cierto que estar vacunado no impide que nos pueda dar gripe por algún otro virus no contenido en la vacuna, estaremos protegidos contra los virus circulantes en esta época del año en capacidad de desencadenar una epidemia. Cada año se registran en el mundo mil millones de caso de gripe de los que 3 a 5 millones son graves y entre 300 mil y 500 mil personas de todas las edades, muchas muy jóvenes, fallecen por neumonías y otros problemas respiratorios relacionados con la gripe o influenza.

¿Quiénes deben vacunarse? Todas las personas desde los 6 meses de edad y, si no hay vacunas suficientes, proteger primero a los niños y envejecientes, al personal en hospitales y clínicas, hipertensos, diabéticos, pacientes con enfermedad cardiovascular, asmáticos y a la mujer embarazada, protegiendo así a la madre y al recién nacido. El embarazo debilita el sistema de defensas de la mujer que la hace más susceptible a las enfermedades en sentido general, y, si adquiere una gripe, tiene un mayor riesgo de complicarse con una neumonía que pudiera ser fatal o terminar su embarazo en un parto prematuro con todas sus consecuencias. Las evidencias médicas respecto a la gripe, el valor de la vacuna en la embarazada y los beneficios para ella y su criatura son tantas, que los obstetras deberían perder el temor y vacunar a sus pacientes en cada embarazo contra la difteria, la tosferina y el tétano e incluir la vacuna contra la influenza.

Dr. Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana.


martes, 15 de octubre de 2019

Eventos breves, inexplicados y resueltos que amenazan la vida del niño


Este síndrome, se conoce en la literatura anglosajona como ALTE (Apparent Life
Threatening Event) un evento que aparentemente pone en riesgo la vida del niño en su primer año de vida. Es un episodio de corta duración (no más de un minuto) se resuelve espontáneamente, pero que puede complicarse y precisar de medidas de reanimación, y también, tener su origen en una enfermedad importante de base como el reflujo gastro esofágico, trastornos del sistema nervioso central, infecciones virales respiratorias, influenza, el virus sincitial respiratorio, la tosferina, sepsis y meningitis. En más del 50% de los casos no es posible determinar su causa.

Es un trastorno que ocurre súbitamente acompañado de apnea o paro respiratorio, palidez y cianosis (color azul de la piel), flacidez y también rigidez muscular. La Academia Americana de Pediatría recientemente ha cambiado el término ALTE por el de BRUE (Brief Resolved Unexplained Event) o Evento Breve Inexplicable Resuelto para que los padres de estos niños no se alarmen más de la cuenta. El pronóstico depende de si existe una enfermedad de base, porque el ALTE o BRUE como tal, no parece tener efectos a largo plazo en el desarrollo normal del niño. Aunque la relación de estos episodios con el Síndrome de muerte súbita del lactante no está clara, los niños que presentan dos o más episodios de ALTE, tienen riesgos más altos de muerte súbita.

Tuve un paciente con este síndrome, un niño normal, a término, nacido vía cesárea, que a los 20 días hizo un vómito acompañado de paro respiratorio, cianosis, rigidez muscular, asfixia, protrusión de la lengua y movimientos oculares anormales. Su madre, que es médico refiere que su hijo está vivo porque ella le aplicó RCP o reanimación cardio pulmonar. El niño hizo dos episodios más adelante antes de cumplir sus 4 meses, y en la actualidad con 16 meses de edad está desarrollándose satisfactoriamente. Se le diagnóstico un reflujo gastroesofágico severo, y en la resolución del caso trabajó un equipo multidisciplinario compuesto por el pediatra como líder del grupo, una neuróloga, cardióloga, y gastroenteróloga pediátricos. El ALTE o BRUE se resuelve casi siempre antes del primer año sin problemas, pero sin que perdamos de vista, que puede ser la señal de una enfermedad importante que a veces pone en riesgo la vida del niño.

Dr. Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana.