miércoles, 26 de octubre de 2016

Recomendaciones para padres sobre el uso de la televisión o las tabletas a la edad preescolar


La Academia Americana de Pediatría (AAP), la mayor asociación de pediatras de los EE.UU.,  ha lanzado una nueva guía de recomendaciones para el uso de medios digitales en los preescolares.

La AAP reconoce “el papel omnipresente que los medios de comunicación tienen en la vida de los niños”, y es por ello que ha vuelto a hacer hincapié en la necesidad de que los padres programen el uso de las pantallas de cualquier tipo para toda la familia.
Nunca deberán usarse antes del año y medio de edad, con excepción de aquellos videos-conversación para mantener los lazos familiares.
Para niños entre los 18 y 24 meses se pueden elegir programas de alta calidad, compartido con los padres y por no más de 30 minutos.
De 2 y 5 años de edad no se les debe permitir más de una hora al día y preferiblemente deberían estar en compañía de un adulto que pueda ayudar a entender el contenido que se está viendo.

Luego de los 6 años de edad también deben establecerse límites en el tiempo y el contenido.  hay que asegurarnos que la pantalla no le quite al niño el tiempo que debe dedicar al juego, a la actividad física y al deporte.  Debemos asegurarnos también que los dispositivos digitales no se usen en la mesa a la hora de la comida, y mucho menos permitir que el niño los lleve consigo a su habitación a la hora de dormir.

Según la guia, el cerebro de un bebé menor de tres años tiene dificultad para transferir lo que ve en una pantalla al conocimiento de la vida real, y sabemos también que las primeras etapas de la vida de un niño son un tiempo de rápido desarrollo cerebral cuando necesita tiempo para jugar, dormir, aprender a manejar sus emociones, a interactuar con los demás y su medio ambiente, y aprender a construir sus relaciones. Eso no es posible si  está embelesado frente a una pantalla.

Unos padres responsables deben poner límites a lo que sus hijos ven y hacen. También, deben controlar el material que consumen sus hijos adolescentes como se hace con los niños menores. Es un trabajo sin descanso y permanente si queremos hacer de nuestros hijos ciudadanos útiles y personas felices.  


Dr. Marcos Díaz Guillén
Pediatra-Neonatólogo
Santo Domingo - República Dominicana



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada