miércoles, 13 de septiembre de 2017

Vacunas y embarazo

Existe todavía cierta aprehensión en vacunar a la embarazada por el temor a que la vacuna pueda afectar al feto en desarrollo, preocupación que es entendible. Pero existen dos vacunas que la embarazada debe recibir porque han demostrado su eficacia, seguridad y beneficios tanto para la futura madre como para su hijo, y, estas vacunas son, la DTaP contra la difteria, tétanos y tosferina o pertussis que debe ponerse entre las 27 y 36  semanas de la gestación, y la otra es, la vacuna contra la gripe o influenza, que puede ponerse en cualquier momento del embarazo.

La tosferina o pertussis es una enfermedad grave para el recién nacido que cuando la adquiere tiene que ser hospitalizado y que en muchos casos es mortal. Cuando la madre es vacunada, producirá los anticuerpos que van a proteger a su bebé a muy corto plazo antes de que este nazca y hasta que se comience a vacunar a los dos meses de nacido.

La vacuna contra la gripe o influenza ha sido administrada a millones de mujeres embarazas, ha demostrado igual seguridad y protección en la mujer que por esa condición tiene su sistema respiratorio, cardiaco e inmunológico deficientes. La mujer embarazada, está 7 veces más propensa a presentar un caso grave e incluso fatal de gripe, si se compara con mujeres de igual edad que no están embarazadas. Ambas vacunas, la DTaP y la de la gripe, deben ponerse en cada embarazo, no importa que la mujer la haya recibido en su embarazo anterior.

Por otra parte, las vacunas producidas de virus vivos, debilitados o atenuados y algunas otras, nunca deberán ser administradas a la mujer embarazada, y son estas: BCG o vacuna contra la tuberculosis, contra la fiebre tifoidea, la triple viral (MMR) contra sarampión, rubeola y paperas, meningococo y, la vacuna contra la varicela. Estas, deberán ser puestas a la mujer antes si el embarazo ha sido programado o después de haber nacido el niño. También los tíos, abuelos y hermanos mayores que van a relacionarse directamente con el recién nacido, deberán estar vacunados, porque son ellos, una fuente de contagio para el niño que llega y es objeto de sus caricias.


Por último, a la mujer embarazada elegible para obtener la residencia de los EE. UU. Le van a exigir ponerse una serie de vacunas, si entre ellas está alguna de las que hemos señalado como contraindicadas, es su deber pedir que sea postergada para después del parto, y es deber de la autoridad que la exige, atender dicha petición.
Dr. Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana

No hay comentarios:

Publicar un comentario