miércoles, 8 de noviembre de 2017

La gripe puede ser mortal

La gripe o influenza no debe confundirse con el catarro o resfriado común. La gripe es un síndrome más severo con tos, secreción nasal, cefalea, mal estado general, dificultad respiratoria y fiebre, tiene una alta morbilidad y  puede ser mortal particularmente en el niño pequeño, personas sobre los 60 años de edad, fumadores, asmáticos, cardiópatas, hipertensos, diabéticos y la mujer embarazada. No tenemos las estadísticas para poder hablar de un brote epidémico de gripe, pero la realidad es, que en estos días, estamos viendo en el país más niños y adultos con esta enfermedad.

La vacuna anual es la mejor manera de prevenir la enfermedad y los brotes epidémicos. La Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda la vacunación anual universal con la vacuna trivalente o tetravalente de virus atenuados, y, para la temporada 2017-2018 con preferencia por la trivalente, ya que la tetravalente parece haber sido poco eficaz contra la influenza A (H1N1) en las últimas temporadas. Los últimos días del mes de octubre de cada año es la mejor fecha para vacunar, pero la vacuna debe ponerse en cualquier otro momento en que la vacuna esté disponible.

El niño con alergia al huevo, sin importar la severidad de dicha alergia, debe recibir la vacuna sin necesidad de recomendaciones que no sean las habituales para cualquier otra vacuna. Todos los pediatras y trabajadores de la salud, maestros y personal de guarderías deberán estar vacunados contra la influenza para reducir la aparición de brotes en sus lugares de trabajo. Adquirida la enfermedad deberá iniciarse el tratamiento con Oseltamivir (Tamiflu) lo antes posible y así, minimizar la morbimortalidad. Este tratamiento no sustituye a la vacuna. Y, toda mujer embarazada debe vacunarse contra la influenza independientemente del momento del embarazo y cada vez que se embarace, porque así, se estará protegiendo a la madre y al feto.

Para los que todavía creen que la gripe o influenza es una enfermedad simple y que las vacunas hacen daño, que recuerden la llamada epidemia española de 1918, (cuando no existía la vacuna), que en Europa mató entre 20 y 40 millones de personas en su mayoría jóvenes y adultos saludables, sin contar los cientos de miles de perros, gatos y otros animales. Y, la epidemia de gripe A (H1N1) que en el año 2009 la OMS calificó alerta 6, es decir, “Pandemia en curso “,  que en agosto 2010 ya había finalizado después de haberle dado la vuelta al mundo y dejando más de 19, 000 muertos a pesar de que esa cepa no fue muy virulenta, y que ya se contaba con una alta cobertura vacunal mundial.

 Como no es posible predecir con seguridad cuál será el comportamiento de los virus de la gripe estacional, lo correcto es que nos curemos en salud, para que cuando llegue, encuentre al mayor número de niños y adultos vacunados.
Dr. Marcos Díaz Guillén
pediatra-neonatólogo
Santo Domingo
República Dominicana



No hay comentarios:

Publicar un comentario