jueves, 29 de septiembre de 2016

Miopía: La Epidemia del Futuro


Se estima que para el año 2020 el 33% de los niños y adolescentes que usan constantemente pantallas de visualización de datos, sufrirán de miopía. “El uso de móviles, tabletas, ordenadores y libros electrónicos, genera el síndrome de fatiga visual”. Ver constantemente de cerca produce en el ojo un cambio de longitud que induce a la miopía.

Por otra parte, un estudio de la universidad de Cambridge en Reino Unido ha demostrado, que por cada hora a la semana que el niño pasa al aire libre, en contacto con la naturaleza, se reduce en un 2% el riesgo de padecer miopía. 

 El Consejo Nacional de Ópticos y Optometristas Españoles, entre otras cosas aconseja: modular el tiempo que los niños pasan delante de una pantalla, que se use un tamaño de letra más grande para un esfuerzo menor al leer, que se use buena iluminación preferiblemente luz natural, usar pantallas de alta resolución y tomarse unos minutos de descanso cada una hora de lectura. Son normas que pueden ayudar a disminuir los riesgos de miopía.

El uso del ipad para entretener al niño y mantenerlo tranquilo en un viaje en carro o en el avión es un recurso muy efectivo que puede usarse. Pero una cosa es usarlo en determinadas circunstancias y otra cosa es, usarlo como un hábito permanente.

Los pediatras y oftalmólogos y la Academia Americana de Pediatría desaconsejan el uso de estos dispositivos antes de los tres años de edad; y sobre esta edad, no más de 30 minutos al día. Porque su uso continuo, especialmente a edades muy tempranas y la luz que emiten estos dispositivos, puede ser perjudicial para sus ojos. Y, contrario a lo que se creía, que su uso  incentivaba la creatividad, dicho en buen lenguaje popular lo que hace en el niño es que lo aisla y lo“amema”*.  La moderación y el sentido común en el uso de los aparatos de la nueva tecnología con nuestros niños, es una medida inteligente, reconociendo que la relación con los demás, la interacción del niño con su medio ambiente y  el contacto con la naturaleza, es la mejor enseñanza si deseamos incentivar su creatividad y potencializar sus habilidades.

*NOTA: Amemarse en español “dominicano” significa idiotizarse o volverse tonto.

Dr. Marcos Díaz Guillén
Pediatra-Neonatólogo
Santo Domingo, República Dominicana

No hay comentarios:

Publicar un comentario